5 de diciembre de 2013

Macro San José: Dos modelos de ciudad en tensión

Por: Luis Fernando Acebedo Restrepo[1]

Palabras en el acto de lanzamiento del “Manifiesto por la reformulación del Macroproyecto San José” el 04 de Diciembre en el Salón Olympia del Teatro Fundadores en Manizales.
IMG_2383
IMG_2386IMG_2378

Señor Alcalde Jorge Eduardo Rojas
Señores funcionarios de la administración Municipal
Representantes del Concejo Municipal y de los organismos de control
Compañeros de la Alianza ciudadana y universitaria por la Comuna San José
Organizaciones sociales, gremios, ciudadanos.

El Macroproyecto de Interés Social Nacional de la Comuna San José ha sido uno de los proyectos que mayor interés ha despertado en la opinión pública nacional, departamental y local en los últimos años: Motivó un debate especial en la comisión V del Senado de la República, un foro conjunto entre la Asamblea Departamental de Caldas y el Concejo de Manizales, un foro académico y ciudadano durante un semestre denominado “Canelazo por la ciudad”, varios cabildos abiertos impulsados por líderes sociales de la comuna e innumerables protestas ciudadanas. Todos a una, interesados en evaluar la profunda crisis de este macroproyecto y en proponer soluciones para enderezar su rumbo.

Las dos últimas administraciones municipales han participado en algunos de estos debates ejerciendo una defensa acérrima de este proyecto a pesar del desbarajuste institucional, la pésima gestión financiera, las alertas de los organismos de control público y la apertura de investigaciones administrativas, fiscales y penales. Desde el gobierno municipal los funcionarios insisten en que el proyecto va bien y que cumplen sus metas. Lo cierto del caso es que el Macroproyecto San José se redujo a cinco acciones puntuales y desarticuladas: Culminar la Avenida Colón, continuar comprando predios, construir el CISCO, hacer 1000 viviendas y ofrecer la zona mixta al sector privado mediante alianzas público-privadas. Más de lo mismo, aunque peor. La integralidad del Macro se volvió un asunto del pasado, o quizás piensan algunos, un embeleco de la ley 388/97. Ninguna de las metas propuestas por el Macroproyecto San José –excepto la continuidad de la amenaza de expropiación para facilitar la compra de predios- se logrará cumplir al finalizar el año 2013.

Los resultados son, por decir lo menos, dramáticos: Una inversión pública de más de 200 mil millones de pesos (la más alta de todos los macroproyectos del país y ninguna vivienda entregada), compra innecesaria de predios en zona mixta que agota los recursos para invertir en obra nueva que revitalice el sector y equilibre las finanzas, continuidad del desplazamiento intraurbano, construcción parcial y estancada de la Avenida Colón; y a finales de este año, es posible que se entreguen tan solo 24 apartamentos en el sector de La Avanzada.

No se requiere demasiada inteligencia para concluir que el MISN San José es un verdadero macro-desastre, con consecuencias sociales, humanitarias y de violación de los DDHH fundamentales, incluyendo el derecho a vivir dignamente en las áreas céntricas de la ciudad. ¿Cómo explicar esta situación?, y lo más importante, ¿cómo buscar alternativas?

Es evidente que lo que se haga o deje de hacer en la comuna San José impactará a toda la ciudad, para bien o para mal. Por San José pasa la posibilidad de consolidar o destruir el frágil tejido empresarial de la ciudad; allí se definirá el futuro de la seguridad alimentaria con la continuidad o no de la plaza de mercado y la superación o la perpetuación de la pobreza extrema de muchos manizaleños.

Paradójicamente, San José podrá o no convertirse en una alternativa para superar el déficit cuantitativo y cualitativo de vivienda en la ciudad. En la Comuna estarían puestas las esperanzas para recuperar y ampliar los equipamientos educativos de excelente calidad que demandan muchas familias que viven en las áreas peri-centrales. San José podría ser la oportunidad para incrementar la oferta de espacio público efectivo, contribuir a la recuperación ambiental de la ladera de la quebrada Olivares y ofrecer un gran parque recreativo y contemplativo para todos los manizaleños. San José podría demostrar que es posible combinar creativamente el desarrollo urbanístico de nuevos estándares con la financiación, protección y recuperación de la arquitectura de origen republicano existente en la Comuna y que amenaza ruina por la insensibilidad de los gobernantes.

San José podría ser modelo de gestión urbana democrática aplicando el concepto de plusvalía urbana redistributiva, es decir, orientada e elevar la calidad de vida de los más pobres de la Comuna, o por el contrario y como viene sucediendo, ejemplo de gestión urbana autoritaria bajo el modelo de aplicación de la expropiación por vía administrativa o judicial para beneficio privado.

Cuantos sueños de ciudad podríamos cumplir, cuánta justicia espacial se podría garantizar, cuantas deudas sociales podríamos cancelar, cuántas violaciones a los DDHH podríamos evitar. Y el centro tradicional, junto con el histórico, podrían convertirse nuevamente en orgullo y referente de todos los manizaleños.

Pero una cosa pensamos los académicos, los ciudadanos, los líderes cívicos y los demócratas en la ciudad y otra muy distinta los mandatarios y sus “alianzas público-privadas”. Dos modelos de ciudad cada vez más distantes. La ciudad-humana o la ciudad-empresa, la ciudad que se construye con la gente y para la gente o la ciudad del infraestructuralismo que responde a los intereses del mercado inmobiliario y de las finanzas. Estos temas son los que deberíamos estar discutiendo en la reformulación del POT de Manizales.

Ahora que el mundo ha visto caer estrepitosamente ciudades otrora altamente prósperas e industrializadas como Detroit en EEUU o incluso ciudades emergentes productoras de software como Dublin en Irlanda, los expertos se preguntan ¿Por qué decaen las ciudades? Una respuesta contundente nos la ofrece Edward Glaeser (2011:95) cuando afirma que “Los fracasos de la renovación urbana expresan el fracaso a todos los niveles de gobierno para darse cuenta de que son las personas, no los edificios, las que de verdad determinan el éxito de una ciudad”.

A Manizales han llegado muchos expertos urbanistas, planificadores estratégicos o exalcaldes con experiencias exitosas dignas de mostrar ante el mundo. El urbanista José Miguel Fernández Güell en 2010, el exalcalde de Quito, General Moncayo a mediados de este año y otros más. Todos nos han ofrecido ideas, pero ninguna de ellas se instrumentaliza en nuestra ciudad.

Precisamente José Miguel Fernández Güell, invitado por la Alcaldía de Manizales y el Comité Intergremial de Caldas plantea cuatro ideas fuerza: La primera, que los políticos desistan de hacer de la planeación estratégica una nueva forma de marketing político. La segunda, que se olviden de sus pretensiones de hacer del plan un instrumento económico para capturar rentas a costa del deterioro de la calidad de vida de las gentes y del medio ambiente.  La tercera, que no sigan destruyendo el capital social con medidas autoritarias. Y la cuarta y última, que se logren acuerdos no sólo en las generalidades sino en los proyectos tangibles y concretos.

Cuatro criterios considerados como “amenazas” en la formulación de un plan estratégico, pero que en Manizales son ya realidades agobiantes y causa de la caída progresiva de todos los Indicadores de Desarrollo Humano locales y regionales. Pero estas recomendaciones cayeron en suelo árido en el núcleo del poder local pues sus intereses están claramente definidos en cómo encontrar nuevas fórmulas para hacer de la estrategia competitiva de los mercados la razón de ser de la gobernabilidad urbana. Es lo que algunos teóricos internacionales conocen como la “ciudad-empresa”. José Miguel Fernández planteó que ha llegado la hora de trascender ese discurso para trabajar sobre tres dimensiones importantes: la equidad-habitabilidad, la sostenibilidad y la gobernabilidad.

Pero si los mandatarios no escuchan, amplios y crecientes sectores sociales, cívicos, académicos y ciudadanos sí lo estamos haciendo. Hemos preferido pasar de ser meros receptores de actuaciones públicas erráticas, carentes de planeación-gestión integral, a la búsqueda de alternativas y propuestas democráticas y de inclusión social. Dos procesos en el centro de la ciudad marcan la diferencia: la “Asociación Cívica del Centro Histórico” con su foro ciudadano por la recuperación del Centro Histórico orientado a buscar opciones al deterioro social y edilicio de este sector y la “Alianza Ciudadana y Universitaria por la Comuna San José” con la presentación del “Manifiesto por la reformulación del Macroproyecto San José” que da cuenta que existen otras maneras de intervenir la ciudad y las áreas céntricas, de suyo más democráticas e incluyentes. Y en esa dirección los ciudadanos debemos seguir avanzando para recuperar los sueños y, como los sugiere David Harvey (2007:226), volver a tejer las utopías del espacio con las sociales.

Señor Alcalde:

El macroproyecto San José a partir de hoy es un asunto de toda la ciudad y de sus ciudadanos. Continuaremos batallando con los instrumentos democráticos que nos da la constitución política para lograr su reformulación, bien por la vía de la protesta o por la vía de la propuesta. Y en último caso, acudiremos a los jueces de la república y a los organismos internacionales de DDHH para obligar al gobierno de la ciudad a cumplir la ley y a proteger el derecho a la ciudad con justicia espacial, así como lo han hecho diversos movimientos sociales en Colombia y el mundo.

En Manizales ya existe amplia jurisprudencia en este sentido en casos tan sonados como la plaza Alfonso López, el TIM, el Cable Aéreo Cámbulos-Villamaría, la recuperación ambiental del río Chinchiná y otras tantas decenas de sentencias judiciales que han fallado para que el gobierno municipal cumpla la ley y se comprometa a fondo con una política democrática de ordenamiento territorial.

Los ciudadanos seguiremos avanzando. Ahora usted tiene la palabra.

[1] Arquitecto, Magister y Doctor en Urbanismo. Profesor Asociado de la Universidad Nacional de Colombia.


















8 de octubre de 2013

Gestión integral del riesgo y POT de Manizales



Panel
“La Universidad piensa el POT de Manizales”
Escuela de Arquitectura y Urbanismo 
Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales

Profesor Omar Darío Cardona
Instituto de Estudios Ambientales -IDEA-
28/08/2013

Presentación a cargo del profesor Omar Darío Cardona del IDEA de la Universidad Nacional de Colombia.

Resumen:

Manizales ha mediado su proceso de crecimiento y desarrollo por sus desastres. Es una amenaza socio-natural porque la ha creado el proceso de ocupación del territorio.
Manizales tiene muchos avances en gestión integral del riesgo. Entre las experiencias más destacadas están:
El programa Guardianes de la Ladera, aportes nacionales al código de sismoresistencia, avances en la microzonificación sísmica, desarrollo de instrumentación y monitoreo sobre lluvias y otras variables, incorporación del riesgo como determinante de ordenamiento territorial, definición de tratamientos diferenciados según tipología de riesgos, procesos de reubicación de viviendas en el barrio Holanda, la Playita, entre otros; algunos programas de mejoramiento de barrios, sobretasa del 0,5% para estudiar el riesgo, entre muchos otros.
Actualmente, está en desarrollo en Manizales un programa de 9 mil millones de pesos aproximadamente que incorpora la gestión del riesgo, además de otras variables ambientales, en la revisión estructural del POT que actualmente se desarrolla. Ya hay algunos avances en temas como sistema de alertas tempranas, implementación de las normas nacionales sobre gestión del riesgo. Así mismo, se trabaja en algunos proyectos urbanos como el plan parcial del Rosario en donde se incorporan las variables de Biota, geomorfología y flujos de lodo como determinantes para futuros desarrollos urbanísticos.
El propósito es llegar a decisiones sobre el “riesgo implícito” en el POT de Manizales, dependiendo de si la intervención es prospectiva, correctiva o prescriptiva.
Se espera que con estos nuevos trabajos y con un proceso de investigación permanente que permita la acumulación de información de mediano y largo plazo, se pueda blindar el proceso para que las decisiones sobre el riesgo no se cambien por intereses específicos o particulares. De esta manera es posible reducir la incertidumbre epistémica, aceptando que siempre hay una incertidumbre aleatoria.  En cualquier caso, y en estos casos, la relevancia es alta y las decisiones son urgentes.

25 de septiembre de 2013

Ciudades del conocimiento con calidad de vida



Panel “La universidad piensa el POT de Manizales”
Escuela de Arquitectura y Urbanismo
Universidad Nacional de Colombia31 de julio de 2013


Profesora Luz Arabany Ramírez, Universidad Nacional de Colombia. Julio 31 de 2013.
RESUMEN.
Se plantean las diferentes denominaciones que reciben las ciudades del conocimiento en el mundo. Se asociaron originalmente a la producción de Tecnologías de Información y Comunicación.
Con la masificación de internet, las TIC potencian o aceleran las relaciones a través de las cuales se produce conocimiento, más allá de la información; se involucran otras actividades económicas y se promueven investigaciones asociadas a la generación de conocimiento.
Pero las TIC son sólo un instrumento para ello.
Más recientemente se involucran conceptos como sostenibilidad y calidad de vida. Se habla de ciudades semióticas que integran estas características, aparecen los trabajadores del conocimiento y también los parques tecnológicos y científicos como los nuevos lugares que albergan a dichos trabajadores. Se experimenta con las cadenas de valor de productos tecnológicos y se expande el concepto a cadenas de producción de conocimiento, caracterizadas por la promoción de identidades culturales, acceso a buenos servicios de transporte público, entre otros.
Las ciudades del conocimiento deben formal capital humano especializado y en general, deben procurar hacer mejor lo que ya existe, buscando fortalezas, vínculos, accesibilidad, etc. En últimas debe entenderse como un catalizador de procesos.
Al analizar el caso Manizales, se plantea que hay una idea pero sin conceptualización, ha sido errática y carente de contextualización.
Para pretender avanzar en Manizales como ciudad del conocimiento se requiere:
Una idea honesta que identifique lo que realmente se tiene. Una idea amplia, más allá del producto del conocimiento. Una idea diferenciadora, es decir, contextual. Una ciudad diversa y compleja.

18 de septiembre de 2013

1 de septiembre de 2013

PBOT de Villamaría y relaciones metropolitanas


Panel “La universidad piensa el POT de Manizales”
Escuela de Arquitectura y Urbanismo
Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales
25 de Julio de 2013
PBOT Villamaría y procesos de metropolización. Intervención a cargo de Luz Mary Gutiérrez, secretaria de planeación del Municipio.

29 de agosto de 2013

Burbuja inmobiliaria, plusvalía urbana, vivienda y POT

Entrevista con el arquitecto Luis Fernando Acebedo, profesor de la Universidad Nacional de Colombia.

Fe de errata: Cuando el entrevistado dice que en Manizales existen 426 mil hectáreas en suelo de expansión en 5 polígonos, realmente quiso decir 426 hectáreas, según datos recientes de la Administración Municipal.

8 de agosto de 2013

Centralidades en Manizales. Arquitectura y espacio urbano: Memorias del futuro

Seminario de Arquitectura Latinoamericana SAL15

 

Panel “La universidad piensa el POT de Manizales”

Escuela de Arquitectura y Urbanismo

Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales

24 de Julio de 2013

Ponencia a cargo de la profesora Carolina Salazar Marulanda, con el apoyo de estudiantes del Taller Seminario de Arquitectura Latinoamericana SAL15.

Memoria descriptiva: Carolina Salazar Marulanda[1]

 

Centralidades Urbanas en Manizales. Panel “La universidad piensa el POT de Manizales”, 24 de Julio de 2013

INTRODUCCIÓN

En el marco de la realización del próximo Seminario de Arquitectura Latinoamericana, la Escuela de Arquitectura y Urbanismo de la sede Manizales -como universidad aliada en la organización del evento- programó la asignatura del mismo nombre con el fin de propiciar la participación activa del pregrado en dicho seminario. De esta manera, un grupo de 16 estudiantes ha desarrollado un trabajo de análisis urbano concentrado en las dos centralidades que caracterizan las principales dinámicas de la ciudad.

El resultado de este ejercicio que parte de la premisa de una “ciudad ideal”, propone el tratamiento de espacios públicos generando nuevos lugares y conectando los dos núcleos por medio de sistemas alternativos de transporte que benefician el peatón sobre el automóvil.

Este trabajo será presentado el próximo 23 de septiembre durante la decimoquinta versión del seminario internacional en Bogotá.

DEFINICION

La estructura urbana de Manizales se caracteriza por los fuertes accidentes geográficos que propician grandes dificultades de comunicación. De acuerdo a esta condición, el crecimiento de la ciudad que surge a partir del damero fundacional y se extiende de manera lineal hacia el oriente sobre el filo de la colina, se determina por la aparición de importantes instituciones y edificios que se ubican sobre la vía del Carretero, hoy denominada Avenida Santander. Entidades importantes como la Estación del Cable Aéreo y posteriormente la zona universitaria, propiciaron la concentración de numerosas funciones administrativas, educativas, culturales, recreativas y de servicios, que no solo determinaron el crecimiento urbano, sino que transformaron las dinámicas cotidianas.

El centro tradicional como núcleo fundacional representa la vocación institucional y agrupa los entes gubernamentales, administrativos, comerciales y religiosos. En su perímetro se ha puesto en funcionamiento un cable-vía que comunica la ciudad de Manizales con su vecina Villamaría, aunque no ofrece un proyecto integral de transporte masivo que solucione la problemática del servicio público. Es así mismo evidente dentro de este sector, la ausencia de lugares de estancia y la excesiva invasión del espacio, incrementada por la circulación vehicular que desplaza al peatón y deteriora el ámbito patrimonial.

De otra parte, el sector de El Cable se ha desarrollado al oriente del centro urbano, siendo su principal característica la presencia de la antigua Estación del Cable Aéreo (actual Escuela de Arquitectura) y gran parte de la infraestructura universitaria de la ciudad. Esta condición le otorga al lugar una vocación cultural y educativa que se ha visto complementada por la aparición de numerosos servicios equivalentes a los del centro tradicional, haciendo parte de ellos la implementación de otra línea de cable-vía con fines recreativos y culturales.

OBJETIVOS

El análisis de ambos sectores se realiza de acuerdo a tres objetivos específicos:

1. Analizar la estructura urbana en cuanto a las características (riquezas) topográficas particulares que distinguen la ciudad, destacando la importancia paisajística y los elementos patrimoniales singulares. PAISAJE

2. Cualificar los espacios públicos existentes y proponer nuevos escenarios que permitan actividades urbanas de gran impacto y otorguen al peatón su rol como protagonista urbano. ESPACIO URBANO

3. Establecer el cable-vía como factor de desarrollo en cada sector, proponiendo sistemas de movilidad alternativos como escaleras eléctricas, ascensores y funiculares que se adecuen a las pendientes y generen una comunicación eficiente en sentido norte-sur. TRANSPORTE PÚBLICO

PROPUESTA

1. Es primordial conectar la ciudad en su eje longitudinal, pero así mismo generar espacios públicos que promuevan la valoración del paisaje lejano -producido por las fuertes pendientes- y la relación visual permanente con otras zonas de la ciudad y su geografía. De esta manera se proponen BALCONES URBANOS que permitan la estancia, faciliten la visibilidad y enmarquen las visuales, generando lugares que enriquecidos por la peatonalización de algunas zonas, garanticen el bienestar del peatón sobre los automóviles.

2. Debe incentivarse en ambos núcleos una vocación cultural que garantice la ocupación permanente y genere actividades que promuevan la identidad colectiva. La generación de escenarios que tejan la trama y consigan una continuidad urbana (Fundadores y Bellas Artes), así como la relación directa de áreas importantes como el corredor paisajístico de Chipre con el centro tradicional, promueven la circulación fluida superando los límites geográficos.

De la misma manera, el sector del cable se conecta con el centro reforzado la avenida Santander como principal eje de desarrollo cultural y de servicios.

3. La generación de vivienda garantiza la ocupación constante y la apropiación de los habitantes del sector. Bajo esta condición se propone la rehabilitación de los centros de manzana en el centro tradicional, creando plazoletas de uso colectivo y refuncionalizando algunos edificios como espacios residenciales.

4. La implementación de un sistema de transporte público integral es posible si se desmotiva el uso del automóvil dentro de las dos centralidades (peatonalización del centro y creación de parqueaderos públicos) y se incorporan sistemas alternativos adaptados y adaptables a la difícil topografía urbana. Se propone complementar el cable- vía con otros sistemas como ascensores urbanos y escaleras eléctricas que conectados a un tranvía conformen un sistema integral coherente con las determinantes geográficas, paisajísticas y urbanas.

Para ver la presentación en formato pdf, pulse aquí:

https://docs.google.com/a/unal.edu.co/file/d/0B8n2MD09v35wUzFCOUlNbmtaVlE/edit?usp=sharing


[1] Arquitecta, Magister en Teoría del Arte e historia del arte, la arquitectura y la ciudad. Profesora asociada de la Escuela de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales.

29 de julio de 2013

Paisaje Cultural Cafetero y POT de Manizales

Panel “La universidad piensa el POT de Manizales”

Escuela de Arquitectura y Urbanismo

Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales

24 de Julio de 2013

Ponencia a cargo del profesor Fabio Rincón Cardona

 

Memoria Descriptiva: Luis Fernando Acebedo R.

 

IMG_5048

Autor: Luis Fernando Acebedo (2012)

Los planteamientos centrales de la ponencia del profesor Fabio Rincón Cardona versaron sobre los siguientes temas:

1. Recuento de más de una década por el logro de una utopía que comienza a materializarse a partir de la declaratoria de Paisaje Cultural Cafetero por parte de la UNESCO en el año 2011. A partir de ese año se han impulsado diferentes iniciativas entre las cuales se destaca el desarrollo de diplomados y los esfuerzos por armonización del PCC al POT, producto del cual surge una cartilla “Guía para la revisión y ajuste del paisaje cultural cafetero en los planes de ordenamiento territorial (POT, PBOT, EOT)”.

2. Justificación de la importancia de Caldas en el contexto del PCC como el departamento con mayor número de municipios que hacen parte de la declaratoria del PCC, lo cual lo compromete mucho más en liderar y aprovechar sus retos y oportunidades.

3. Análisis de los valores universales excepcionales, sus objetivos y estrategias, junto con los factores que afectan los bienes.

4. El sustento jurídico del PCC que implican derechos y deberes

5. Los retos y oportunidades: Promover investigaciones, custodias del paisaje, definición de indicadores, entre otros.

6. Relación POT y Paisaje: Desarrollo de los atributos del PCC en los POT. La evidencia empírica es que aún la gran mayoría de municipios no logra armonizar los atributos del PCC con las determinantes del POT. La gran preocupación es existe un gran énfasis en los POT por el desarrollo de los atributos físicos, pero el PCC es por excelencia un fenómeno cultural. El llamado es a reconocer en los POT la interdependencia entre ecosistema y cultura, entre lo natural y lo cultural.

Además de estos aspectos, se desarrolló un interesante debate sobre el peso específico del café en el PCC, advirtiendo que este último va más allá del café e involucra toda la diversidad social, económica, biofísica y cultural que ha involucrado la consolidación, desarrollo y crisis de una tradición asociada a la producción cafetera. El reconocimiento de las múltiples institucionalidades que conlleva el PCC, más allá de la FNC. La necesidad de repensar la productividad cafetera para superar el limitado énfasis en el primer eslabón de la cadena productiva.

 

Presentación del profesor Fabio Rincón Cardona en el Panel “La universidad piensa el POT de Manizales”, Julio 24 de 2013.

Referencias bibliográficas:

http://paisajeculturalcafetero.org.co/static/files/cartilla_pot.pdf

https://drive.google.com/a/unal.edu.co/?tab=mo#my-drive

26 de julio de 2013

Pensar la subregión Centro-Sur de Caldas dentro del POT de Manizales

Panel “La universidad piensa el POT de Manizales”

Escuela de Arquitectura y Urbanismo

Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales

24 de Julio de 2013

Ponencia a cargo del profesor Gonzalo Duque Escobar

 

Memoria Descriptiva: Luis Fernando Acebedo R.

Los planteamientos centrales de la ponencia del profesor Gonzalo Duque Escobar versaron sobre seis (6) grandes temas:

1. La necesidad de pensar en un nuevo modelo urbano basado en el desarrollo de capital social sobre el crecimiento económico de carácter equitativo, justo y soberano, integrado al Paisaje Cultural Cafetero y a los procesos de conurbación

2. La necesidad de crear sinergias sociales, productivas y ambientales, basadas en una participación efectiva de los diferentes actores sociales con el fin de cerrar las brechas de productividad e ingresos.

3. Una planificación moderna que deje atrás la ciudad industrial y se abra a la perspectiva de las ciudades innovadoras articuladas a los procesos de conurbación, a la subregión centro-sur y la regionalización, con infraestructura adecuada para la conectividad con el triángulo de oro.

4. Un proceso descentralizado de organización territorial basado en las potencialidades del territorio, de carácter polifuncional, con un enfoque social y humano, una zona industrial articulada a los principales ejes del desarrollo, un centro histórico revitalizado, centros de investigación fuertes y equipamientos distribuidos equitativamente sobre el territorio.

5. Ciudades intermedias: conurbadas con ciudades de similar tamaño y unidas por sistemas de transporte regional eficientes. Manizales y Pereira, centros de una gran conurbación para poder articularse con Medellín y Cali.

6. Instrumentos: Ser mucho más creativos que la misma LOOT en la búsqueda de procesos de unidad intermunicipal. Los ejes son la cultura y el medio ecosistémico. La cuenca del río Chinchiná y el agua como patrimonio. El adecuado tratamiento de la cuenca media urbanizada. Una economía verde y una economía del conocimiento. Con procesos de urbanización claramente orientados hacia el occidente, buscando el río Cauca. Villamaría con sus potencialidades en bosques y turismo al nevado. Neira como portal de la colonización cafetera, el Km 41 con su potencialidad industrial, la ruta de la arriería y sin peajes; Chinchiná como nodo de desarrollo industrial y turístico; Palestina como aeropuerto internacional para potenciar el Paisaje Cultural Cafetero  bio y eco-turístico.

 

Intervención del profesor Gonzalo Duque Escobar en el Panel “La Universidad piensa el POT de Manizales”, julio 24 de 2013, Universidad Nacional de Colombia.

Referente bibliográfico:

http://www.bdigital.unal.edu.co/9416/1/gonzaloduqueescobar.201317.pdf

16 de julio de 2013

Qué hay de común entre Manizales, Estambul y Río de Janeiro? Son “ciudades de excepción”.

Por: Luis Fernando Acebedo R

Las manifestaciones masivas de junio de 2013 que condujeron a la toma de la plaza Taksim y el Parque Gezi en Estambul (Turquía), las protestas del mes de julio en Rio de Janeiro (Brasil), o las resistencias ciudadanas en Manizales en el año 2010, parecen coincidir en un factor detonante, si bien tienen contextos políticos y sociales diametralmente diferentes: se trata de reacciones ciudadanas de rechazo masivo al desarrollo de Grandes Proyectos Urbanos –GPU- inspirados en el “marketing” de ciudades muy propio del período de la globalización neoliberal de los mercados.

En el caso de Estambul fueron más de dos semanas de intensas protestas de ciudadanos que prefirieron tomarse literalmente la plaza Taksim para protegerla del inicio de un megaproyecto que buscaba derrumbar un conjunto de árboles del Parque Gezi, contiguo a la plaza que ha servido de lugar histórico, de encuentro y deliberación política de los estambulíes. La destrucción de este remanente de vegetación en el centro de la ciudad pretende ser reemplazado por un proyecto inmobiliario y comercial de grandes proporciones a partir de unos referentes estéticos otomanos vulgarmente descontextualizados que hacen alegoría a los “antiguos cuarteles militares de Topçu, unos barracones que hace dos siglos ocuparon el mismo espacio donde hoy se extiende el parque de la polémica” (Hurtado, 2013).

Taksim-Gezi-Park
Plaza Taksim y Parque Gezi. Fuente: http://blog.archpaper.com/wordpress/archives/63109
Taksim-Gezi-Park2-550x336
Render del Proyecto de la discordia. Fuente:  http://blog.archpaper.com/wordpress/archives/63109

Un tribunal administrativo de Estambul paró el proyecto por la demanda que hiciera el Colegio de Arquitectos de Estambul, quienes argumentaron que el fin del proyecto “era llenar de hormigón, deshumanizar y despersonalizar la plaza de Taksim y el parque Gezi" (La Vanguardia, 2013). Las protestas se desataron luego de que el gobierno del primer ministro Erdogan con la anuencia del alcalde, comenzó a despejar el terreno con excavadoras tumbando varios árboles y modificando un espacio público de más de tres hectáreas al oeste de la plaza Taksim con numerosos caminos que circundan el parque repleto de vegetación y sombras. Este espacio abierto había sido utilizado a principios del siglo XX como estadio de fútbol y luego como parque público a partir de la década de los años 40.

Es la misma Estambul que nos mostró magistralmente Orhan Pamuk, premio nobel de literatura en el año 2006, a través del libro que retrata los recuerdos de su vida familiar y describe –apoyado en su formación de arquitecto- la mutante espacialidad urbana y el dinamismo del estrecho del Bósforo. Ambas dinámicas encontraron nuevos bríos a partir de la occidentalización del país emprendida después de la I Guerra Mundial por el oficial Mustafá Kemal. Pamuk (2006) rememora con melancolía su infancia en la ciudad, acudiendo a sus percepciones sobre olores, colores del paisaje urbano, sentimientos de amargura y melancolía, entre otras. Compara la plaza Taksim con un árbol Castaño de 50 años que él y su familia protegieron en su vecindario ante la insensibilidad de los desarrollistas empeñados en tumbarlo para ampliar la calle. “Hoy la plaza Taksim es el castaño de Estambul, y debería seguir siéndolo” (Pamuk, 2013). 

Al otro lado del globo terráqueo, en la ciudad tropical de Río de Janeiro, se gestó una de las multitudinarias movilizaciones que luego se extendieron a varias ciudades de Brasil. Estas protestas tuvieron como detonante el incremento en la tarifa del servicio de transporte público; sin embargo, la llama se expandió por las principales ciudades con manifestaciones que duraron tres semanas cuestionando la calidad de los servicios de educación y salud, entre otros. Es que los ciudadanos cariocas aún no justifican las millonarias inversiones del gobierno Rousseff en obras de infraestructura para la Copa Mundial de Fútbol del 2014 cuando todavía tienen fresco el recuerdo de los Juegos Panamericanos de 2007 en el que no hubo tantos beneficios para la población como les habían prometido.

En efecto, sectores intelectuales y académicos de Río de Janeiro han venido cuestionando la participación de Brasil en este tipo de proyectos, tomando como referente la experiencia reciente de esos Juegos que fueron justificados como una estrategia de desarrollo para la ciudad con la promesa de generar muchos empleos, realización de inversiones en infraestructura y divulgación de la imagen de Río de Janeiro en el ámbito internacional. Un año después del certamen, los informes económicos derrumbaron el optimismo generado al comienzo, pues la inversión privada no logró superar el 5% del total de gastos (De Oliveira, 2012: 307). Según este autor “Ese balance deshace el mito de la participación del sector privado en las inversiones de los Juegos Panamericanos”, entre tanto, advierte, los juegos “sacrificaron” el cumplimiento de otros deberes de gobierno frente al conjunto de la ciudad. Pero más grave aún, es que después de terminados estos proyectos, las infraestructuras construidas van quedando administradas o en poder de empresas privadas.

El arquitecto brasileño Francisco “Chico” Whitaker, cofundador del Foro Social Mundial y activista por los derechos sociales ha expresado que la explicación a estas protestas “Se vincula a su sumisión a un modelo económico basado solo en el crecimiento económico, bajo la dominación de los grandes capitales internacionales” (Rey, 2013). Similar hipótesis plantea Boaventura de Sousa Santos (2013) cuando sostiene que “La calidad de vida urbana empeoró en nombre de los eventos de prestigio internacional, que absorbieron las inversiones que debían mejorar los transportes, la educación y los servicios públicos en general”. 

Río de Janeiro será nuevamente sede de los Juegos Olímpicos de Verano 2016, mientras que Estambul aspira a ser sede de la XXXII versión de estos juegos en el 2020 ante la oposición de los movimientos urbanos de esta ciudad y de la Coalición Internacional para el Hábitat, quienes imploraron al Comité Olímpico de Estambul eliminarse de la lista de ciudades que aspiran a ser sede de los juegos de verano 2020, argumentando que la violencia policial contra las recientes protestas son prueba suficiente de la forma en que el gobierno viola los ideales de los Juegos Olímpicos (Molly, 2013). A principios del mes de Julio se conoció la noticia de que la ciudad de Buenos Aires, gobernada por el controvertido alcalde neoliberal Mauricio Macri fue elegida como sede de los juegos olímpicos de la juventud en 2018, muy a pesar de la opinión del gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Manizales no es una metrópoli como Estambul o Río de Janeiro. Apenas si se distingue en los mapas entre las escarpadas montañas y espesas nubes de los andes colombianos. No es puerto marítimo ni tampoco fluvial, pero sí tiene un río no navegable llamado Chinchiná que baja agresivo de las altas montañas de un ecosistema de páramo y del que se abastecen de agua medio millón de personas aproximadamente, las mismas que se quedaron sin agua durante 27 días en el año 2011 porque la empresa de Acueducto pensaba más expandir sus mercados a Latinoamérica que en hacer adecuado mantenimiento a las plantas de tratamiento de la ciudad y proteger a sus usuarios de las inclemencias invernales. Por fortuna, no ha tenido la pretensión de disputarse la sede de estos juegos mundiales, aunque ganas no le han faltado. Pero en el pasado reciente (2010) y muchos más anticipadamente que las manifestaciones de Estambul o Río de Janeiro, fue testigo de una asonada en la que espontáneamente los ciudadanos decidieron desmontar por las vías de hecho la imposición de un sistema tecnológico que “revolucionaría” el transporte de la ciudad, llamado eufemísticamente Transporte Inteligente de Manizales –TIM-. Una semana de inconformidades, protestas, asambleas ciudadanas, marchas y movilizaciones, dieron al traste con esta iniciativa improvisada. En aquella época no dudamos en afirmar categóricamente “que no es un proyecto inteligente para una ciudad inteligente. Más bien es un proyecto de competitividad empresarial en un entorno social altamente empobrecido y desigual” (Acebedo, 2010).

Pero como si eso hubiese sido poco, las siguientes administraciones municipales han continuado implementando estrategias de “marketing” urbano con otros megaproyectos que aspiran vender en las ferias inmobiliarias de los mercados nacionales o internacionales. La ciudad y el territorio de Manizales están en venta, los ciudadanos del común no saben para qué o con qué fines, pero están en venta. Se ha ofertado la construcción de un “aeropuerto internacional” cuyos estudios técnicos se hicieron años después de iniciada su construcción, incrementando su valor de 80 mil millones de pesos presupuestados originalmente en el año 2005 a 1.2 billones en el año 2013. En el Macroproyecto de Renovación Urbana San José se ofrece suelo urbano para comercio y servicios, luego de concretar la expulsión y el desplazamiento urbano de cientos de familias de escasos recursos económicos. Paradójicamente, la compra de predios se hizo en nombre del “interés social” y con el propósito de solucionar los problemas de vivienda a los que carecían de ella. Los Cables Aéreos se han realizado sin estudios serios de origen y destino, por lo cual hoy son insostenibles económicamente. Uno de ellos, el que conduce del sector de El Cable al Parque Los Yarumos nació muerto, pese al llamado de muchos ciudadanos que denunciaron su inutilidad, toda vez que conducía a un Parque administrado con criterios privados y quebrado por una pésima y cuestionada gestión.

En general, son 19 Grandes Proyectos Urbanos –GPU- los que hacen parte de esa bolsa inmobiliaria. Además de los anteriores, están involucrados un Puerto Marítimo (aunque la localización de Manizales es mediterránea), un Terminal de Transportes recientemente inaugurado pero incompleto y con serios problemas financieros; nuevos proyectos de Urbanización (Baja Suiza) en un terreno de 15 hectáreas expropiado por motivos de utilidad pública y hoy arrendado parcialmente a un almacén de grandes superficies para su usufructo privado; una Zona Franca que no logra ser atractiva en el mercado después de cinco años de promoción, centros recreativos y algunos Ecoparques abandonados, entre otros. Todos tasados en más de 2 billones de pesos. Ninguno de los que están en desarrollo ha salido bien librado por falta de planeación o claridad en la estructuración financiera de tales proyectos. Todos están siendo investigados por diferentes organismos de control, principalmente la Contraloría de Manizales, tienen involucradas investigaciones disciplinarias, administrativas, fiscales o incluso penales.

Aun así, la resistencia ciudadana continúa gestándose de diferentes formas de organización y de rechazo a tales iniciativas, aunque no logra la contundencia de Estambul o Rio de Janeiro. Una de esas formas de resistencia –complementaria al uso del derecho a la expresión y movilización ciudadana- se desarrolla en los estrados judiciales y ha tenido importantes victorias que han restablecido derechos fundamentales de los ciudadanos, tanto privados como públicos.

El Parque Gezi en Turquía comparte con Manizales en Colombia una característica interesante: los tribunales de justicia han intercedido en los conflictos pronunciándose a favor de la protección de derechos urbanos individuales y colectivos, bien sea paralizando los proyectos (Parque Gezi o TIM) u obligando a restituir derechos conculcados (al patrimonio arquitectónico, al espacio público o al trabajo) en Manizales. Y esto se ha presentado quizás por una razón: es muy común observar que en épocas de globalización de los mercados y cuando las administraciones públicas responden al modelo de ciudad-empresa, la gestión urbana ha abandonado los intereses públicos que el ordenamiento jurídico considera como de superior jerarquía, por los intereses privados de unos cuantos empresarios de la construcción, el sector inmobiliario o las finanzas. 

Todo parece indicar que los Grandes Proyectos Urbanos sólo podrían desarrollarse en la “ciudad-empresa” del neoliberalismo, si y solo si, definen un marco de leyes de excepción que garantice la seguridad jurídica, aplique medidas de expropiación, la venta de activos públicos inmobiliarios, exenciones tributarias y fiscales, licenciamientos ambientales “de emergencia” y quizás lo más importante, la capacidad de imponerse por encima de los planes de ordenamiento territorial como instrumentos de superior jerarquía. A todo ello se le ha denominado internacionalmente “la ciudad de la excepción” (Comitês Populares da Copa, 2011). En este sentido, los tribunales han servido de garante de la legalidad y de los derechos públicos y colectivos en la ciudad, es decir, han impartido justicia espacial.

Algunos funcionarios públicos critican estas actuaciones oportunas de los jueces aduciendo su ignorancia en el derecho urbano; nada más impreciso e incorrecto. Tales funcionarios pasan de largo por la necesaria autocrítica ante la ausencia de políticas públicas, su fragmentación o incluso negación, por cuenta de las indignantes genuflexiones de los servidores públicos a fin de responder positivamente a todas las presiones del capital financiero o inmobiliario para desarrollar proyectos de infraestructura que movilicen sus recursos, así tales proyectos violen el ordenamiento jurídico, no sirvan para nada o tengan un mínimo de réditos sociales. Ante la ausencia de claridad en la política pública, o por clara violación a las leyes, los jueces han fallado responsablemente protegiendo los derechos conculcados públicos o privados más inmediatos.

Referentes bibliográficos:
Acebedo Restrepo, Luis Fernando. (20010). El PIN y el TIM no son tan inteligentes. Disponible en: http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2010/03/propaganda-del-tim-que-los-estudiantes.html. (Consultado el 13/07/2013)
Comitês Populares da Copa. (2011). Cidade de Exceção. Disponible en: http://www.apublica.org/wp-content/uploads/2012/01/DossieViolacoesCopa.pdf. (Consultado el 14/07/2013)
De Oliveira, Alberto. (2012). Trabajo, economía y transparencia en grandes proyectos urbanos. Las lecciones de Río de Janeiro. En: Cuenya, Beatriz, et. al. (2012). Grandes proyectos urbanos. Miradas críticas sobre la experiencia argentina y brasileña. Edit. Café de las Ciudades. Colección Planeamiento. Argentina.
De Sousa Santos, Boaventura. (2013). El precio del progreso. Disponible en: http://blogs.publico.es/dominiopublico/7100/el-precio-del-progreso/. (Consultado el 12/07/2013)
Heintz, Molly. (2013). Protesters clash with police over public space in istanbul. Disponible en: http://blog.archpaper.com/wordpress/archives/63109. (Consultado el 01/07/2013)
Hurtado, Lluis Miquel (2013). El proyecto urbanístico que alteró Turquía. Disponible en: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/06/13/internacional/1371142198.html. (Consultado el 11/07/2013)
La Vanguardia, Especial para Arq. (2013). Un tribunal cancela el proyecto de Gezi en Turquía. Disponible en: http://arq.clarin.com/urbano/tribunal-proyecto-Gezi-protestas-Turquia_0_949705360.html. (Consultado el 11/07/2013)
La Patria. (2012). 19 proyectos de región buscan socios privados. Disponible en: http://www.lapatria.com/node/18672. (Consultado el
Pamuk, Orhan. (2013). Los recuerdos de la plaza Taksim. Disponible en: http://diario.latercera.com/2013/06/16/01/contenido/la-tercera-el-semanal/34-139393-9-recuerdos-de-la-plaza-taksim.shtml. (Consultado el 12/07/2013)
Pamuk, Orhan. (2006). Estambul. Ciudad y recuerdos. Mondadori. Barcelona.
Rey, Gloria Helena. (2013). “Lo que pasa en Brasil es positivo y peligroso”: Francisco Whitaker. Disponible en: http://www.eltiempo.com/mundo/latinoamerica/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12925320.html. (Consultado el 12/07/2013)






























La Universidad piensa el POT de Manizales

Panel de Expertos:

Introducción:

IMGA0358IMG_0868

La Universidad Nacional de Colombia ha considerado importante participar con autonomía en los trascendentales debates sobre la revisión estructural del POT de Manizales poniendo en contexto diferentes investigaciones y proyectos de consultoría que sobre esta temática se han desarrollado de tiempo atrás en la Sede Manizales. En este sentido, toma la decisión de programar un Panel de profesores expertos en diferentes temáticas asociadas al tema, orientado a plantearle a la Administración Municipal y a la ciudad unas líneas estratégicas de revisión estructural del POT que sirvan de referente para la discusión amplia y ciudadana.

Propuesta básica de Panel sobre POT de Manizales:

La Escuela de Arquitectura y Urbanismo ha recibido el encargo de encabezar esta iniciativa con el apoyo de profesores e investigadores adscritos a diferentes unidades académicas de la sede que han valorado la pertinencia de este ejercicio.

Los objetivos principales son:

a. Socializar las diferentes investigaciones y proyectos que la universidad ha realizado en clave de identificar propuestas estratégicas que sirvan de insumo a la revisión estructural del POT de Manizales en los componentes general, urbano y rural.

b. Aportar a la administración municipal y a la ciudad unos lineamientos estratégicos para el debate en torno a la revisión estructural del POT de Manizales.

Para el efecto, se ha programado el Panel “La universidad piensa el POT de Manizales” con las siguientes características:

- El Panel lo abrirá la Administración Municipal exponiendo los avances en la revisión del POT como actividad informativa. Su duración será de 4 horas con un intermedio y espacio para preguntas y aclaraciones.

- Posteriormente, se realizará una sesión semanal de dos horas en donde participarán cuatro (4) panelistas por sesión, quienes tratarán temas similares asociados al POT.

- Cada panelista empleará 20 minutos para su exposición y a continuación se abrirá un espacio de 10 minutos para aclaraciones y preguntas.

- El Panel tiene un carácter interno, aunque no cerrado. Los participantes al panel podrán hacer preguntas aclaratorias, más no se pretende auspiciar un Foro o polémica.

- Habrá un moderador quien explicará la metodología de trabajo, conducirá el panel y cerrará cada sesión buscando recoger los principales aportes a la construcción de una propuesta de líneas estratégicas de revisión estructural del POT.

- Se integrará un equipo de trabajo que recoja y valore las distintas ponencias y redacte un documento que represente la o las visiones de Universidad para la revisión estructural del POT de Manizales. Dicho documento se presentará para la discusión y aportes en una sesión plenaria e interna al finalizar el Panel.

- El Panel “La Universidad piensa el POT de Manizales” iniciará sesiones el miércoles 17 de julio de 8 a 12 am y continuará los miércoles de 6 a 8 pm hasta el 04 de septiembre, en el salón 008 del campus El Cable. Se tiene previsto que el 18 de septiembre se haga entrega de dicho documento a la administración municipal y a la ciudad, mediante rueda de prensa presidida por las autoridades académicas y municipales.

- Las sesiones se llevarán a cabo en el Campus El Cable.

Metodología de trabajo:

El propósito de este ejercicio es lograr que los conferencistas expongan los avances o resultados de sus investigaciones en las diferentes temáticas, pero con un interés orientado a establecer lineamientos que contribuyan a la revisión estructural del POT en los siguientes aspectos:

Componente General: Constituido por los objetivos, estrategias y contenidos de largo plazo. En este caso, es importante considerar los desarrollos de la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial (Ley 1454 del 28 de Junio de 2011) en lo atinente a las figuras de planeación y organización territorial de escala supra-municipal.

Componente Urbano: Constituido por políticas, acciones, programas y normas para encauzar y administrar el desarrollo físico urbano.

Componente Rural: Constituido por las políticas, acciones, programas y normas para orientar y garantizar la adecuada interacción entre los asentamientos rurales y la cabecera municipal, así como la conveniente utilización del suelo.

Funcionamiento:

- Se hará mediante presentaciones en Power Point.

- Se recomienda organizar la presentación en no más de 15 diapositivas, teniendo en cuenta que en promedio cada diapositiva se explica en 1 minuto.

- Preferiblemente las presentaciones se deben hacer llegar previamente por correo electrónico con al menos 4 horas de anticipación, para tenerlas organizadas al inicio de cada sesión.

- En lo posible entregar un documento escrito de 2 o 3 páginas consignando las principales propuestas de cada tema tratado.

- Se recibirán en los siguientes correos: lfacebedor@unal.edu.co; gusdiazc@unal.edu.co

- Después de la presentación se abrirá un espacio de 10 minutos para preguntas o comentarios.

- En cada sesión de dos horas semanales, se presentarán 4 ponencias, buscando en la medida de las posibilidades que estén articuladas a una sola temática general.

- Habrá un moderador que guiará el proceso y hará cumplir los términos de tiempo.

Programación:

Fecha

Horario

Tema

Responsable

 

8-8:30am.

Instalación del Panel

Autoridades académicas

17/07/2013

8-9:30am

Propuesta POT

Alcaldía Manizales

 

9:30-9:45am

Preguntas

 
 

9:45-10am

Descanso

 
 

10-11:30am

Propuesta POT

Alcaldía Manizales

 

11:30-12:00 am

Preguntas

 

24/07/2013

6:00-6:20pm

Sub-región Centro-Sur

Gonzalo Duque Escobar

 

6:20-6:30pm

Preguntas

 
 

6:30-6:50pm

P.C.C- POT

Fabio Rincón Cardona

 

6:50-7:00pm

Preguntas

 
 

7:00-7:20pm

PBOT de Villamaría y procesos de metropolización

Por definir

 

7:20-7:30pm

Preguntas

 
 

7:30-7:50pm

Centralidades Urbanas

Carolina Salazar Marulanda

 

7:50-8:00pm

Preguntas

 

31/07/2013

6:00-6:20pm

Ciudad del Conocimiento

Luz Arabany Ramirez

 

6:20-6:30pm

Preguntas

 
 

6:30-6:50pm

Territorio del Conocimiento

Luis Fdo. Acebedo

 

6:50-7:00pm

Preguntas

 
 

7:00-7:20pm

Campus y Ciudad Universitaria

José Fernando Muñoz

 

7:20-7:30pm

Preguntas

 
 

7:30-7:50pm

Sistema de Movilidad

Diego Alexander Escobar

 

7:50-8:00pm

Preguntas

 

14/08/2013

6:00-6:20pm

Centro Histórico

Jorge Jaramillo V

 

6:20-6:30pm

Preguntas

 
 

6:30-6:50

POT y normas

Gustavo Díaz

 

6:50-7:00

Preguntas

 
 

7:00-7:20pm

Piezas Intermedias de Planificación

Juan Gabriel Hurtado

 

7:20-7:30pm

Preguntas

 
 

7:30-7:50pm

Macroproyectos y POT

Luis Fdo. Acebedo

 

7:50-8:00pm

Preguntas

 

28/08/2013

6:00-6:20pm

Gestión Integral del Riesgo

Omar Darío Cardona

 

6:20-6:30pm

Preguntas

 
 

6:30-6:50pm

Gestión Integral del Riesgo Urbano

Anne Catherine Chardón

 

6:50-7:00pm

Preguntas

 
 

7:00-7:20pm

Componente Ambiental

Jorge Rincón Larco

 

7:20-7:30pm

Preguntas

 
 

7:30-7:50pm

Poma Chinchiná-POT

Adela Londoño

 

7:50-8:00pm

Preguntas

 

04/09/2013

6:00-8:00pm

Plenaria Interna-Propuesta POT

Panelistas y equipo coordinador

11/09/2013

6:00-8:00pm

Entrega de documento con lineamientos estratégicos para revisión estructural del POT

Autoridades académicas y municipales. Panelistas.

Cordialmente,

Luis Fernando Acebedo

Gustavo Díaz

Profesores Asociados Universidad Nacional de Colombia

Coordinadores del Panel

9 de junio de 2013

Re-ordenamiento territorial sí, pero con instrumentos democráticos de gestión urbana.

Por Luis Fernando Acebedo Restrepo

(Artículo presentado al Concejo de Manizales con fines de publicación el día 13 de marzo de 2013)

En un artículo publicado recientemente en la Revista “Civismo” de la SPM de Manizales[1] a propósito del centenario de esta importante institución cívica, desarrollé brevemente un análisis sobre los diferentes procesos de planeación urbana y regional en las ciudades del Eje Cafetero, desde los años 30 hasta hoy. Me interesaba sobre todo demostrar cómo a lo largo del siglo XX ha habido muchos planes en el Eje Cafetero pero muy poco ordenamiento territorial, muchas obras pero muy poca cultura de la planeación (Ver Gráfico 1).

Gráfico 1. Experiencias de Planeación en el Eje Cafetero

imageimage
image

Fuente: Elaboración propia.

El resultado que hoy podemos evidenciar, particularmente en Manizales, es la persistencia de un desarrollo urbano desregularizado a partir de la expedición de códigos y acuerdos municipales inspirados en el desarrollo predio a predio. Los planes –en el mejor de los casos- han servido de referente socio-espacial al municipio, aunque continúa prevaleciendo el criterio de la desregulación en beneficio de los negocios inmobiliarios de iniciativa privada, con consecuencias dramáticas en la construcción y fortalecimiento de lo público como criterio fundamental para garantizar la sustentabilidad del territorio y de quienes lo habitan.

Aún hoy, luego de más de 15 años de aprobada una de las leyes más progresistas de desarrollo urbano, no ha sido posible cambiar esa tendencia por otra que armonice la iniciativa privada con los máximos intereses públicos y colectivos de las ciudades y sus territorios, como ha sido el interés de la ley 388/97. Y todavía está por verse la capacidad de la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial para armonizar los conflictos intermunicipales y servir de catalizador para avanzar hacia un país de regiones como nos lo enseña la dinámica global, pero especialmente las realidades socio-económicas y culturales del territorio Eje Cafetero.

Por lo pronto, el mayor dinamismo del ordenamiento territorial parece reflejarse en el empleo de dos instrumentos importantes, pero limitados, sobre todo si se conciben al margen de los principios del ordenamiento territorial, es decir, de la función social y ecológica de la propiedad, la prevalencia del interés general sobre el particular y la distribución equitativa de las cargas y los beneficios. Estos instrumentos son: los Macroproyectos (art. 114, ley 388/97) y las Asociaciones público-privadas (art. 18 de la ley 1508/12).

En general estos instrumentos están concebidos para facilitar las sinergias entre capital público y privado en beneficio de grandes obras de infraestructura o grandes proyectos urbanos que requiere el ordenamiento territorial dentro de sus estrategias de mediano y largo plazo por la complejidad de su gestión. Sin embargo, en algunos casos, una interpretación equivocada sobre la manera de llevarlos a la práctica ha desviado el propósito y generado mayores conflictos sociales y ambientales. Me refiero, por un lado, a la intención de re-centralizar las funciones del ordenamiento territorial al pretender que los Macroproyectos de Interés Social Nacional tuviesen mayor jerarquía que los POT, asunto que resolvió la corte constitucional (Sentencia C-149/2010) protegiendo los principios de autonomía, coordinación, concurrencia y subsidiariedad; y por otro, a las malas prácticas de contratación que conllevan una inadecuada distribución de los riesgos, sobrecostos o adiciones presupuestales, corrupción de contratistas y/o funcionarios públicos[2] en grandes proyectos urbanos, aeropuertos, carreteras y sistemas de movilidad, entre otros.

Los argumentos hasta aquí expuestos me llevan a pensar que el mayor reto que tiene Manizales en la segunda generación de su POT está en el desarrollo de los instrumentos de planeación-gestión para dotar a la municipalidad y a los particulares de herramientas claras de actuación urbanística en un contexto de ordenamiento territorial muy firme en términos de sus sistemas estructurantes y relativamente flexible en la planeación y gestión de sus proyectos urbanos.

Lo que ha sucedido hasta ahora es todo lo contrario, un ordenamiento territorial completamente desregularizado y unos códigos de urbanismo y construcción inflexibles que determinan previamente las posibilidades de desarrollo de los predios impidiendo el uso de instrumentos de financiación y gestión de la ciudad, especialmente la aplicación del cobro de la plusvalía urbana y el reparto equitativo de cargas y beneficios para proyectos urbanos de mediana y gran escala. En ese contexto, los promotores privados presionan y actúan sobre la expansión del suelo urbano aprovechando los vacíos y contradicciones del ordenamiento territorial; los propietarios de inmuebles, por su parte, desarrollan o mejoran sus predios con altas dosis de informalidad y de ilegalidad; y finalmente, el sector público se vuelve un testigo mudo de esta realidad, pero con el agravante de que no puede –o no quiere hacer nada- para asumir el liderazgo de la función pública del urbanismo. Bajo estas características, el ordenamiento territorial se hace inviable, y las ciudades se convierten en canteras de generación de plusvalías urbanas que se distribuyen de la forma más inequitativa a que haya lugar, es decir, por apropiación privada pero sin ningún esfuerzo adicional, tan solo por las inversiones que hace el Estado en la construcción de infraestructuras.

Es necesario dotar al ordenamiento territorial de instrumentos de gestión para hacerlo operativo. Sería la primera contribución a un proyecto colectivo de futuro que pudiera construirse a partir de un proceso de planeación-gestión permanente y multiescalar, ya no solo de las ciudades sino de la región. La región como la esencia de nuestro destino común. Un proyecto que parta del bienestar social y colectivo, es decir, de la gente; construya territorio subregional y regional desde una perspectiva ambiental; articule el sistema urbano a partir de reconocer su carácter polinuclear; genere valor agregado industrial y agroindustrial basado en el conocimiento y en las potencialidades regionales del territorio; cree empleos estables y reconozca la diversidad cultural y social. Ese es en mi opinión el verdadero proyecto por el cual debemos trabajar, el Paisaje Cultural Cafetero que podemos entregarle a las generaciones futuras.


[1] Acebedo Restrepo, Luis Fernando (2012). Visión planificadora en el centenario de Manizales. En: Revista Civismo N°451, abril-junio, pp12-17, Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales. Disponible en: http://smpmanizales.blogspot.es/1341143220/vision-planificadora-en-el-centenario-de-manizales./

[2] Observatorio Legislativo (2012). Asociaciones Público Privadas. Ley 1508 de 2012. En Boletín N° 197, febrero de 2012. Disponible en: http://www.icpcolombia.org/archivos/observatorio/boletin_197. Consultado el 10/03/2012

Las ciudades no son los edificios, sino la gente que las habita

Entrevista con el Arquitecto Urbanista Luis Fernando Acebedo Restrepo, profesor de la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales
PROGRAMA: Sala de Prensa.
CANAL Regional Telecafé.
PERIODISTA: Germán Ríos Martínez.
FECHA DE EMISIÓN: 05/06/2013, 6:30 P.M.
(Los defectos en la calidad de la reproducción del video son nuestros y exoneran de toda responsabilidad al Canal Regional Telecafé )



6 de junio de 2013

La Carrera 23 en Manizales: Peatonalizar es reconocer lo que ya existe de hecho (II).

 

Entrevista con el Arquitecto Urbanista Luis Fernando Acebedo Restrepo, profesor de la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales

 

PROGRAMA: Sala de Prensa.

CANAL Regional Telecafé.

PERIODISTA: Germán Ríos Martínez.

FECHA DE EMISIÓN: 05/06/2013, 6:30 P.M.

(Los defectos en la calidad de la reproducción del video son nuestros y exoneran de toda responsabilidad al Canal Regional Telecafé )

5 de junio de 2013

El centro es fiel reflejo de la ciudad misma (I).

Entrevista con el Arquitecto-Urbanista Luis Fernando Acebedo Restrepo, profesor de la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales.

















PROGRAMA: Sala de Prensa.
CANAL Regional Telecafé.
PERIODISTA: Germán Ríos Martínez.
FECHA DE EMISIÓN: 05/06/2013, 6:30 P.M.
(Los defectos en la calidad de la reproducción del video son nuestros y exoneran de toda responsabilidad al Canal Regional Telecafé )

4 de junio de 2013

Intervención urbana: Caja de Fósforos

Intervención urbana: Caja de Fósforos, Pabellón Central de la Plaza de Mercado en Manizales, Colombia.

LUGAR: Pabellón Central de la Plaza de Mercado en Manizales, Colombia.

FECHA: Miércoles 22 de mayo, 2:00pm

AUTORES: Estudiantes de Arquitectura: Valentina Correa González, Yuli Paulina Henao, Estefanía Marín Murillo, Wanda Xiomara Matta, Alejandra Osorio González.

ASIGNATURA: Territorio y Sociedad, Escuela de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Nacional de Colombia sede Manizales.

CONCEPTO: El espacio público en el sector de La Galería en Manizales es deficitario, más aún para el disfrute de los niños. El objetivo es llamar la atención sobre esta problemática con una “caja de fósforos” en donde los hijos de los locatarios de la Plaza de Mercado serán sus protagonistas.