28 de noviembre de 2011

Nuevas hipótesis en torno al Macroproyecto San José (II)

Razones para considerar ilegal la Resolución Número 1527 de Agosto de 2010.
Por: Luis Fdo. Acebedo R
Viene de:  http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2011/11/nuevas-hipotesis-en-torno-al.html
En primer lugar y como queda demostrado en los párrafos anteriores la Resolución 1527 de 2010 realizó cambios de fondo al Macroproyecto San José reglamentado inicialmente por la Resolución 1453 de 2009. Estos cambios de fondo no pueden ser abordados por la administración municipal de Manizales y por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial tomando en consideración las facultades extraordinarias que se le asignaron al gobierno nacional para gestionar los Macroproyectos porque fueron declarados inconstitucionales por la Corte Constitucional mediante la Sentencia C-149 de 2010-. Esas facultades fueron consagradas en el artículo 79 de la Ley 1151 de 2007.
En este caso, nuevamente se produce un vaciamiento de competencias, especialmente en lo que tiene que ver con la potestad del Concejo Municipal para conocer y reglamentar los usos del suelo y con los instrumentos de participación que por ley deben implementarse para abordar los procesos de ordenamiento territorial. De tiempo atrás las comunidades organizadas de la Comuna San José han estado exigiendo cambios en la orientación centralista y de expulsión de sus habitantes-residentes por cuenta del Macroproyecto, y han reclamado procesos de participación real en la toma de decisiones sobre el territorio que les concierne; tales derechos constitucionales y legales no fueron tenidos en cuenta en el trámite de la Resolución 1527 de 2010. De esta manera, una vez más, quedan vulnerados los principios de descentralización administrativa, coordinación, concurrencia y subsidiariedad.
En el segundo párrafo de los considerandos de la Resolución de marras se justifica la modificación de la Resolución 1453 de 2009 “en el marco de lo establecido en el Decreto 4260 de 2007, modificado parcialmente por el Decreto 3671 de 2009, con el lleno de los requisitos exigidos en esa misma normatividad”. Y en el cuarto párrafo se retoma el fallo de la Sentencia C-149 de 2010 en la cual se establece que “…la sentencia tiene efectos hacia el futuro, con lo cual no se produce traumatismo alguno, es decir, se aplicaría para nuevos Megaproyectos y no para aquellos que se encuentren en curso”. Ambos considerandos intentan justificar que para el caso de la modificación de la Resolución 1453 de 2009 no se requeriría cumplir los principios constitucionales que protegió la Corte con dicha sentencia puesto que el Macroproyecto San José ya estaba aprobado al momento del fallo de la Corte.
Sin embargo, ¿quiere esto decir que los proyectos aprobados tienen partida de corso para continuar violando la constitución?. De ninguna manera, en nuestra opinión, los desarrollos de estos proyectos aprobados tienen que seguir sujetándose al ordenamiento jurídico y constitucional existente. Se entiende que el fallo de la Corte dejó sin piso legal todos los decretos reglamentarios que se produjeron con base en esta norma, es decir, los decretos 4260 de 2007 y 3671 de 2009 en lo que tiene que ver con los principios constitucionales resguardados por el fallo de inexequibilidad. En este sentido, tanto la Alcaldía de Manizales como el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial debieron proceder como lo ordena la constitución política y la ley 388 de 1997 y no amparados en decretos que sustentan decisiones claramente declaradas inconstitucionales.
La Resolución 1527 de 2010 desvirtúa la naturaleza de la adopción del Macroproyecto San José fundamentado en los motivos de utilidad pública e interés social que los artículos 58, 59 y 60 de la ley 388 de 1997 reglamentan, definiendo las entidades competentes para hacerlo. Estos instrumentos son de competencia del Estado en los distintos niveles de gobierno que estén facultados para promover actuaciones urbanísticas, se basan en los principios del ordenamiento territorial previstos en el artículo 2 de la Ley 388 de 1997, es decir, la función social y ecológica de la propiedad, la prevalencia del interés general sobre el particular y la distribución equitativa de cargas y beneficios.
La aplicación de los motivos de utilidad pública e interés social a los Macroproyectos decretados por el gobierno nacional se sustentaron en el interés de resolver las necesidades de Vivienda de Interés Social –VIS- y Vivienda de Interés Prioritario –VIP- que por diferentes motivos-expresados por el gobierno nacional en el documento CONPES 3583 DE 2009- no lograban resolver los municipios, para lo cual el Estado central asumió competencias especiales como “los motivos de utilidad pública e interés social” para modificar extraordinariamente los perímetros urbanos con el fin de disponer nuevo suelo urbano o habilitar el suelo urbano existente para construir VIS y VIP.
En el caso del Macroproyecto San José la declaratoria de utilidad pública e interés social se implementó para aplicar instrumentos de gestión del suelo empleados sólo por el Estado, a saber: enajenación voluntaria y expropiación. Bajo estos criterios, el gobierno nacional y el municipio de Manizales, a través de la Oficina de Renovación Urbana dedicó la mayor parte del presupuesto nacional a la compra de predios, desestimando la posibilidad de emplear instrumentos participativos como la gestión asociada, en la cual los propietarios del suelo pudieran aportar con el valor comercial de su propiedad y de esta manera, volverse socios de los proyectos. El municipio de Manizales en este caso, se está convirtiendo en el único propietario del suelo en la medida en que ha venido apropiando recursos del gobierno nacional para aplicar los instrumentos de expropiación.
En el artículo 23 de la resolución 1527 de 2010, modificatorio del artículo 38 de la resolución 1453 de 2009, se observa que la adquisición de suelo se emplea en el sector Par Vial Avenida Colón utilizando los instrumentos de enajenación voluntaria y expropiación. El 54,15% del presupuesto general, equivalente $125.974 millones de pesos del total de $232.660 millones, está dedicado a adquisición de suelo para la Avenida Colón, VIP Avanzada y Camino Galán, Ladera, Colegios, Parque Recreodeportivo y Sector Par Vial Avenida Colón. El 71,24% de los recursos destinados a Adquisición de suelo se destina para la Avenida Colón y el sector Par Vial Avenida Colón. Entre tanto, solo el 11,75% de estos recursos a VIP Avanzada y Camilo Galán. Ahora bien, si se suma la adquisición de suelo para VIP Avanzada y Camino Galán ($27.327 millones) y la habilitación de suelo del sector La Avanzada ($11.341) se obtiene que solo el 16,62% del total del presupuesto del macroproyecto se emplea para los fines de VIS o VIP, que originó el motivo de utilidad pública e interés social del Documento CONPES 3583 de 2009.
En el sector Par Vial Avenida Colón, la resolución 1527 de 2010 elimina las directrices de usos del suelo de la resolución 1453 de 2009 y condiciona el desarrollo del proyecto mediante la modalidad de Planes Parciales de Renovación Urbana. Posteriormente, el municipio le entrega a la Fiduciaria La Previsora S.A. la responsabilidad de adelantar la ejecución de los recursos del Macroproyecto de Interés Social Nacional “Centro-Occidente San José”, regido por las normas del derecho privado. El objeto de este encargo fiduciario es “Elaborar la estructuración urbanística, financiera y jurídica para la formulación de los planes parciales de renovación urbana incluidos en la Resolución No. 1453 de 2009 “Por la cual se adopta el Macroproyecto de Interés Social Nacional del Centro Occidente de Colombia “San José” o sus modificaciones”.
En la práctica, los nuevos planes parciales podrán definir autónomamente los usos del suelo y dotarse de sus propias normas. Pero además, cuando el municipio le entrega a la Fiduciaria no solo la responsabilidad de administrar los recursos, sino garantizar la estructuración urbanística, financiera y jurídica de los planes parciales del Macroproyecto San José, entonces se entiende que los instrumentos excepcionales utilizados por el Estado para resolver asuntos de utilidad pública e interés social terminen siendo aprovechados por los particulares para su propio beneficio, con lo cual se desvirtúa el espíritu de las atribuciones propias del Estado por cuanto se le trasladan a los particulares, con lo cual se rompe el principio de distribución equitativa de cargas y beneficios. La ruptura de este principio queda aún más escamoteado cuando el Estado se ha convertido en dueño de todos o la mayoría de los predios, con lo cual, se hace inviable la figura del Plan Parcial cuyas razones están justificadas por el interés de desarrollar una gestión asociada. Este proceso de vaciamiento de competencias propias del Estado hacia los particulares se convierte en un carrusel de especulación inmobiliaria bajo la dirección del Estado con consecuencias funestas para quienes inicialmente deberían ser los beneficiarios de la política pública, genera inseguridad jurídica en los procesos de gestión urbana, desvirtúa los principios del ordenamiento territorial y, finalmente, viola la ley.
ALGUNAS REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:
Acebedo Restrepo, Luis Fernando. (2010). El proyecto San José, legal pero ilegítimo. http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2010/05/macroproyecto-san-jose-legal-pero.html. Consultado el 16 de noviembre de 2011.
---------------- (2010). MINS San José. Dos formas de intervenir la Comuna, dos resultados diferentes. http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2010/03/misn-san-jose-dos-formas-de-intervenir.html. Consultado el 16 de noviembre de 2011.
----------------- (2009). MINS: Mas subsidios pero para los ricos de la ciudad. http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2009/11/misn-mas-subsidios-pero-para-los-ricos.html. Consultado el 16 de noviembre de 2011.
----------------- (2009). Los macroproyectos de Interés Social Nacional. Especulación con las necesidades de los más pobres. http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2009/09/los-macroproyectos-de-interes-social.html. Consultado el 16 de noviembre de 2011.
------------------ (2009). El Plan Parcial del Sector de La Galería. Un tema obligado de la política urbana en Manizales para los años venideros. http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2009/06/el-plan-parcial-de-renovacion-urbana.html. Consultado el 16 de noviembre de 2011.
CONGRESO DE LA REPÚBLICA. (2007). Ley 1151/2007. Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010. Disponible en: http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley/2007/ley_1151_2007_pr002.html. Consultado el 30 de Octubre de 2011.
CORTE CONSTITUCIONAL DE COLOMBIA. (2010). Sentencia C 149/2010. Macroproyectos de Interés Social Nacional. Disponible en: http://www.corteconstitucional.gov.co/RELATORIA/2010/C-149-10.htm. Consultado el 08 de Noviembre de 2011.
Martínez Rodríguez, Andrea Catalina. (2011). Del “Plan” al “resultado” en el sector de la Comuna San José. http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2011/06/la-aplicacion-de-lo-concertado-vs-lo-no_14.html. Consultado el 16 de noviembre de 2011.
MVADT. (2010). Modificación Documento Técnico de Soporte Macroproyecto de Interés Social Nacional Centro Occidente de Colombia San José Municipio de Manizales. Disponible en: http://www.minambiente.gov.co/documentos/normativa/vivienda/resolucion/res_1527_060810_doc_tecn_soporte.pdf. Consultado el 25 de Octubre de 2011.
Montoya Salazar, Mariana. (2011). La aplicación de lo concertado vs. lo no concertado en la Comuna San José de Manizales. http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2011/06/la-aplicacion-de-lo-concertado-vs-lo-no.html. Consultado el 16 de noviembre de 2011.
Leclercq Jaramillo, Andrea Estefanía. (2011). Macroproyecto San José y Plan Parcial de La Galería. http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2011/06/macroproyecto-san-jose-y-plan-parcial.html. Consultado el 16 de noviembre de 2011.

Nuevas hipótesis en torno al Macroproyecto San José (I):

Además de inconstitucional e ilegítimo ahora es ilegal.

Por: Luis Fdo. Acebedo R.
Mediante la Sentencia C-149 de 2010 la Corte Constitucional declaró inexequible el artículo 79 de la Ley 1151 de 2007 por medio del cual se creó la figura de los Macroproyectos de Interés Social Nacional.
¿Cuáles fueron los principios constitucionales que protegió la Corte?:
- La descentralización administrativa y la autonomía de las entidades territoriales. La Corte consideró que se estaba presentando un vaciamiento de las competencias puesto que establecía una estructura jurídica de supra-subordinación del nivel central sobre las autoridades locales, impidiéndoles cumplir con sus funciones en cuanto a la adopción, elaboración, revisión y ejecución de los POT, al igual que la reglamentación de los usos del suelo y la eficiente prestación de los servicios municipales a cargo de los concejos municipales. Por otra parte, la corte planteó que los MISN no pueden modificar de manera automática cualquier POT, so pena de generar una grave inseguridad jurídica sobre los mismos.
- Los principios de coordinación, concurrencia y subsidiariedad consagrados en el artículo 288 de la Constitución Política. Para la Corte no era posible cumplir con estos principios cuando se desconocieron las funciones atribuidas a los diferentes niveles territoriales y el carácter participativo de los procesos de ordenamiento territorial al no definir las normas adecuadas que orienten los procesos de concertación con las comunidades implicadas en los MINS.
Aún así, la Corte aclaró que los MINS no fueron declarados inviables jurídicamente. La tesis fundamental de la Corte es que los MINS tienen que observar rigurosamente los principios constitucionales, especialmente aquellos que imponen el respeto por las competencias asignadas a las autoridades locales. La Corte precisó que las consecuencias de la inexequibilidad se aplicarían para nuevos megaproyectos y no para los que se encontraban en curso.
Con estos antecedentes, el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial expidió la Resolución N°1527 del 06 de agosto de 2010 “Por la cual se modifica y se adiciona la Resolución 1453 del 27 de Julio de 2009, por medio de la cual “se adopta, por motivos de utilidad pública e interés social, el Macroproyecto de Interés Social Nacional “Centro Occidente de Colombia San José” del Municipio de Manizales. Departamento de Caldas”. Dicha resolución introduce cambios no solo de forma sino de fondo al Macroproyecto San José. En los considerandos de dicha Resolución se anuncian los siguientes cambios importantes, entre otros:
- Reconfiguración de las Unidades de Ejecución N°1 denominada UEU 1 Par Vial Avenida Colón y N°2 La Avanzada, como sectores desarrollables a través de Unidades de Ejecución Urbanística de menor ámbito territorial.
- Determinación de instrumentos de planificación y lineamientos urbanísticos para la formulación de Planes Parciales de Renovación Urbana en el sector Par Vial Avenida Colón y el diseño urbanístico para las licencias de urbanización y construcción de las unidades de ejecución del sector La Avanzada.
- Cambio de la estructura financiera del Macroproyecto debido a la inclusión de nuevos recursos de la Nación y del Municipio para la ejecución del mismo.
- Articulación del Macroproyecto con otros proyectos de vivienda de interés prioritario ubicados en el municipio de Manizales como alternativa para la reubicación inmediata de máximo 360 familias provenientes de las zonas de riesgo de la ladera norte de la Comuna San José.
- Ajuste al diseño urbanístico, actualización de planos, cuadros de áreas y unidades de ejecución con ocasión de las modificaciones enunciadas anteriormente.
Pero además de lo anterior, se introdujeron otros cambios sustanciales que no se mencionan en los considerandos, a saber:
- Cambios en los usos del suelo. Se suprime la siguiente sentencia del “Artículo 10. ÁREA DE INTERÉS AMBIENTAL URBANO” de la resolución N°1453 de 2009: “En el área del parque sólo se permitirán los usos establecidos en la tabla “Usos permitidos, Plan de Manejo ambiental –Olivares” contenida en el artículo 30 de la presente resolución”, reglamentados por el POT de Manizales, Acuerdo 663 del 13 de septiembre de 2007. La Resolución 1527 de 2010 realizó cambios sustanciales en materia de usos del suelo, suprimió toda la caracterización de usos y actividades en las Unidades de Ejecución del macroproyecto, contemplados en los artículos 29 y 30 de la resolución 1453 de 2009, con lo cual decretó en la práctica la libertad de usos al entregarle su asignación a unos futuros planes parciales de renovación urbana que tampoco estaban contemplados en la primera resolución y surgieron por la modificación de la UEU 1-PAR VIAL AVENIDA COLON, dividida en cuatro Unidades de Ejecución Urbanística (A,B,C,D).
- Cambios en el espacio público de escala urbana. El Parque Liborio Gutiérrez que había sido beneficiado con programas de recuperación y/o mejoramiento en la Resolución 1453 de 2009, ahora se introducen criterios que lo “modifican”, o mejor lo fracturan, cuando a renglón seguido se introduce la siguiente frase “el cual será modificado por el recorrido del Par Vial Avenida Colón” (Artículo 4, resolución 1527 de 2010). El Parque recreodeportivo Avanzada (con un área en suelo de 4.939,81 m2) desapareció de los proyectos del sistema de espacio público definidos por el Macroproyecto en el artículo 13 de la resolución N°1453 de 2009. Desaparecen del sistema de equipamientos existentes la sede de la fundación Universidad de Manizales (antiguo colegio del Sagrado Corazón), la sede del colegio José María Guingue, la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús (localizada en el barrio Los Agustinos) y la iglesia de Jesús Nazareno (Campohermoso).
- La resolución N° 1527 de 2010 (artículo 25) legitima un proceso de expulsión y desplazamiento intraurbano de al menos 360 familias que se reubicarán por fuera del área del Macroproyecto San José, es decir, en el proyecto de Vivienda de Interés Prioritario “San Sebastián” ubicado en la Comuna Ciudadela del Norte, utilizando mecanismos coercitivos tales como la enajenación voluntaria directa o expropiación de los inmuebles y sus mejoras en desmedro de sus condiciones preferenciales de localización en el centro de la ciudad, con lo cual se alteran sustancialmente sus condiciones socioeconómicas, de movilidad y accesibilidad a servicios básicos. Este artículo cambia radialmente el sentido del artículo 25 de la resolución 1453 de 2009 que definió acertadamente un proceso de relocalización de las familias dentro del área del Macroproyecto cuando sentenció que “Se deberá dar inicio al Programa de Reasentamiento de la ladera Norte en paralelo al desarrollo del ramal sur del Par Vial Avenida Colón. Durante este periodo los primeros bloques de vivienda que se desarrollen en la UEU 2 La Avanzada serán preferentemente ofertados a los beneficiarios del Programa de Reasentamiento localizados actualmente en el área de influencia del proyectado ramal norte del Par Vial de la Avenida Colón”. En todo caso, el Macroproyecto San José nunca contempló la expulsión de los pobladores a los extramuros de la ciudad por cuanto su razón fundamental estaba en la construcción de VIS y VIP para la población de la Comuna San José prioritariamente, tal como lo establece el artículo 32 de la Resolución 1453 de 2009.
- Cambios en los lineamientos urbanísticos para el desarrollo de la Unidad de Ejecución Urbanística 1-Avenida Colón. La UEU1-AVENIDA COLÓN estaba dividida en tres sectores normativos (A, B y C) cuyos criterios de usos del suelo y lineamientos urbanísticos estaban definidos en los artículos 29, 30, 33 de la resolución 1453 de 2009. Con la resolución 1527 de 2010 se modifica esta UEU, subdividiéndola en 4 UEU para ser desarrolladas mediante Planes Parciales de Renovación Urbana-PPRU-. En este sentido, se eliminan tanto los usos del suelo como los lineamientos urbanísticos, dándole plena potestad a los PPRU para que se estructuren urbanística, financiera y jurídicamente.

3 de noviembre de 2011

Plaza de Mercado y Paisaje Cultural Cafetero

A propósito de la celebración de los 60 años de la Plaza de Mercado de Manizales.


(Artículo presentado para publicación al Periódico “Nuestra Plaza” N° 5 del Centro Galería Plaza de Mercado de Manizales, Octubre de 2011)

Por: Luis Fernando Acebedo R

Muchas de las ciudades más globalizadas del mundo decidieron oportunamente conservar las antiguas plazas de mercado como parte de su Sistema de Abastecimiento y Distribución de Alimentos (SADA), reconociendo en ellas sus potencialidades turísticas, dada la localización generalmente céntrica que poseían. Barcelona, Turín o Buenos Aires, para mencionar solo tres ejemplos, no vieron ninguna amenaza en las antiguas plazas de mercado, con su tradicional sistema de comercialización al menudeo que implica regatear el precio y pedir encima. Hoy hacen parte del sistema económico y turístico del centro de estas ciudades, no solo por lo pintoresco de los pequeños locales comerciales con su manera específica de mostrar sus coloridos productos, sino por la revalorización de los edificios arquitectónicos y sus entornos urbanos. También la Alcaldía de Chacao, lugar de residencia de las élites en Caracas, le apostó a construir recientemente una nueva y moderna edificación de tres pisos de altura que funciona bajo el esquema de la tradicional plaza de mercado. Allí hacen mercado ricos y pobres sin ninguna distinción social.

IMGA0387IMGA0397
Arriba: Mercado de la Boquería en Barcelona. Foto Acebedo.
IMGA0907IMGA0916
A la derecha: Mercado móvil de los domingos sobre una plaza pública en Turín. A la derecha, mercado de abastos en Plaza de Mercado en cubierta Turín. Ambas modalidades son complementarias. Foto Acebedo.
IMGA0957IMGA0959
Arriba: Mercado de abastos de San Telmo, Buenos Aires. Foto Acebedo.

Estos cuatro ejemplos de ciudades capitales desvirtúan la idea de que las plazas de mercado corresponden a sistemas de abastecimiento y comercialización antiguos y obsoletos que deben ser reemplazados por supermercados y almacenes de grandes superficies, así como tampoco se las debe asociar a formas de comercialización para pobres. En realidad las plazas de mercado deben hacer parte de la cadena alimenticia regional, contribuyen a la regularización de precios, están constituidas generalmente por pequeños agricultores y comerciantes y son generadores de empleo productivo.

Los recientes estudios de la FAO (2010) y de la Cámara de Comercio de Manizales (2009) demuestran que más del 90% del aparato productivo de nuestro municipio se caracteriza por estar localizado en el rango de las pequeñas empresas y que casi el 80% de los predios rurales tiene menos de 4 hectáreas, muchos de los cuales cuentan con todo el potencial para la producción agrícola pero no son aprovechados por factores adversos como “la incertidumbre sobre el mercado de productos diferentes al Café; el mínimo acceso a recursos financieros y la capacidad de usarlos en forma eficiente; la baja capacidad de crear nuevas empresas o asociaciones; dificultades para cumplir con requisitos tecnológicos y de calidad y para acceder a la asistencia técnica” (FAO, 2010:20). Pese a ello, casi el 30% de los productos de la plaza de mercado son abastecidos por los pequeños agricultores del departamento de Caldas, lo cual demuestra su fortaleza regional.

No es exagerado decir que el sector de La Galería está sobre diagnosticado; cuenta con un Plan Parcial que abordó integralmente la problemática, sujeto a los ajustes necesarios por la falta de implementación desde el año 2007; tiene una comunidad organizada con capacidad de iniciativa, gestión y movilización de recursos. Paradójicamente, sólo falta superar las vacilaciones e incomprensiones de los gobiernos municipal y departamental para afrontar con decisión la tarea de liderar una política coherente que articule la plaza de mercado del sector de La Galería con un Sistema de Abastecimiento y Distribución de Alimentos (SADA) sólido.

La alternativa podría estar asociada a lo que en el mundo empresarial se le conoce como un “cluster”, que no es otra cosa que la articulación de toda la cadena de producción y distribución de alimentos, ligado al comercio y los servicios que le sirven de soporte, pero sobre todo, movilizado por la maravillosa oportunidad de generación de nuevo conocimiento en torno a la transformación y procesamiento de alimentos, al aprovechamiento inteligente de los residuos, a la organización de los sistemas de transporte de alimentos, a un adecuado sistema de bodegaje y refrigeración; en fin, a la modernización de unas actividades económicas estratégicas para la ciudad de Manizales que garanticen en primer lugar nuestra seguridad alimentaria, pero además, dignifiquen el trabajo de nuestros pequeños agricultores, comerciantes y empresarios, potenciados por sistemas de asociatividad, aprendizaje en torno a los procesos de agregación de valor y sustentabilidad ambiental de nuestros territorios.

Mucho se ha hablado de “Manizales Ciudad del Conocimiento”, o “Caldas Región Internacional de Conocimiento”. Los caminos para lograr este viejo anhelo han sido en mi opinión equivocados, sobre todo porque en la búsqueda de sectores económicos de “clase mundial” se han olvidado de cuatro campos fundamentales que caracterizan a nuestra región y se materializan en la plaza de mercado del sector de La Galería: La producción agroindustrial, el conocimiento generado en la academia, la protección al medio ambiente y la diversidad cultural. Todo ello reflejado en lo que conocemos como “Paisaje Cultural Cafetero”, recientemente aprobado por Naciones Unidas.

Area_PPGaleria_Manizales_2007
No le demos más vueltas al asunto. Recuperemos la plaza de mercado del sector de La Galería, pongamos a prueba el Plan Parcial de Renovación Urbana para que se convierta en el “cluster” de abastecimiento, distribución y procesamiento de alimentos más importante de la ciudad y el departamento, y contribuyamos mediante esta iniciativa a hacer del sector de La Galería un digno representante del Paisaje Cultural Cafetero de Manizales para el mundo.

Área de intervención del Plan Parcial de Renovación Urbana del Sector de La Galería, Manizales. Fuente: Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales; INFIMANIZALES. Formulación del Plan Parcial de Renovación Urbana del Sector de La Galería. Convenio Interadministrativo N°2005-12-082. Manizales.
Propuesta_Pabelloncentral_PPGaleria_2007

Propuesta de remodelación del pabellón central de la Plaza de Mercado de La Galería, Manizales, como un espacio multiusos abierto y permeable. Fuente: Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales; INFIMANIZALES. Formulación del Plan Parcial de Renovación Urbana del Sector de La Galería. Convenio Interadministrativo N°2005-12-082. Manizales.

Referencias bibliográficas:

FAO. (2010). Diagnóstico del Sistema de abastecimiento y distribución de alimentos (SADA) en Manizales. Proyecto TCP/COL/3202. Bogotá. Disponible en: http://coin.fao.org/cms/media/5/12833638061410/diagnostico_sada_manizales.pdf. Consultado el 05 de octubre de 2011.
Soto Vallejo, Irma; Ortiz G., Oscar; Jiménez O., Oscar (2009). Perfil empresarial y social de las comunas de Manizales. Cámara de Comercio de Manizales y Universidad de Manizales. Manizales.
Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales; INFIMANIZALES. Formulación del Plan Parcial de Renovación Urbana del Sector de La Galería. Convenio Interadministrativo N°2005-12-082. Manizales.
ERICA. La innovación en la cooperación al desarrollo: Disponible en: http://www.programaerica.org/files/PPT_Centros_Comerciales_de_Medell%C3%ADn+web.pdf

24 de octubre de 2011

Manizales sin agua: La crisis del modelo ciudad-empresa

IMG_2608

Plantón de los indignados por la crisis del agua en Manizales. Foto Acebedo, Octubre 25 de 2011.

IMG_2638

Estudiantes universitarios se unieron al Plantón y expusieron las razones de sus luchas contra los contenidos de la reforma educativa presentada al Congreso por el gobierno nacional. Foto Acebedo, Octubre 25 de 2011.

Por: Luis Fernando Acebedo R 

Que Manizales se quede sin una gota de agua potable durante más de ocho días es una gran catástrofe ambiental y humanitaria para la subregión centro-sur del departamento de Caldas cuya responsabilidad alguien debe asumir. Si bien es cierto, no es hora de reproches sino de solidaridades para lograr reabastecer de agua a los manizaleños en el menor tiempo posible, también lo es que, una vez superada la crisis, debe hacerse un análisis pormenorizado de las causas y sus responsables, para finalmente establecer los planes y las medidas contingentes orientadas a evitar que, en lo posible, nunca más vuelva a suceder.

Poco a poco se van develando las causas más inmediatas de la crisis, asociada a la imprevisión de las autoridades municipales y la empresa Aguas de Manizales para atender adecuada y oportunamente la provisión del servicio de agua potable a los manizaleños, con criterios de sustentabilidad. Se ha hablado del cierre de la planta de Niza por derrumbes provocados por la pasada ola invernal y la falta de respuesta para ponerla nuevamente en funcionamiento, aun habiendo captado recursos del fondo nacional de calamidades creado por el gobierno nacional para atender oportunamente estas contingencias. Se dice también que la empresa de acueducto le cargó a la Planta Luis Prieto toda la responsabilidad de potabilización y distribución del agua sin medir las vulnerabilidades que ello implicaba para garantizar este servicio esencial para casi 400 mil habitantes. Todo ello en medio de amplias campañas publicitarias anunciando la conquista de nuevos mercados de la empresa de acueducto y alcantarillado por fuera incluso de las fronteras nacionales.

Frente a este panorama, ¿qué es lo que realmente está en crisis?. No es una crisis de agua como la viven muchos países y regiones del mundo por la explotación irracional de la naturaleza que ha implicado la desecación de sus caudales. No por ahora, aunque para allá vamos. Al fin y al cabo, se dice que Manizales es la “capital mundial del agua”, una expresión eufemística propia de los imaginarios de la competitividad donde cada ciudad debe marcar diferencias con respecto a las demás dentro de una estrategia de “marketing” urbano para la venta de servicios. Son más de 15 fuentes naturales de agua que nacen en el Parque Nacional y Natural de los Nevados y en la Reserva Río Blanco, pero son básicamente la subcuenca de Rio Blanco y la cuenca del río Chinchiná las que han alimentado del vital líquido a la ciudad.

Lo que realmente está en crisis es una particular visión de administración y gestión de la ciudad basada en criterios empresariales y que se expresa, en el caso de Manizales, en lo que algunos en el contexto internacional llaman la “ciudad como infraestructura”. Dice Burgess (2011:80) “En este modelo la infraestructura es determinante, en particular aquella que se ha puesto al servicio de la movilidad y de las comunicaciones. Se ocupa de la conectividad, la exclusión y la diferenciación y no de la integridad y la cohesión espacial”.  Burgess no conoce a Manizales pero parece que supiera que aquí primero se construyó una línea de cable aéreo hacia el Ecoparque los Yarumos que no visita nadie porque está quebrado, y de último, pero muy lentamente porque está apenas en su fase inicial, una línea que comunica al municipio de Villamaría en donde están los mayores potenciales usuarios de este servicio de transporte. Burgess tampoco sabe que en el municipio de Palestina se construye un aeropuerto “de talla internacional” pero de alcance nacional, que terminará costando 8 o 10 veces más de lo presupuestado y se consumió los recursos municipales y departamentales con los cuales se podría estar solucionando los problemas de la salud o dotando de vivienda a todas las víctimas del invierno o quizás construyendo nuevas plantas de potabilización de agua en distintos puntos de la ciudad. Si Burgess supiera que en esta ciudad se está construyendo un “Macroproyecto de Vivienda de Interés Social” en la Comuna San José en donde todos los recursos nacionales se están invirtiendo en la construcción de la Avenida Colón y no en las viviendas para los más pobres, entonces Burgess llegaría a la conclusión de que la capital mundial de la “ciudad como infraestructura” queda en Manizales.

“Ciudad-empresa” y “Ciudad como infraestructura” son dos conceptos que podrían verse como diferentes, pero no es así. En el caso de Manizales son sinónimos. Bajo los criterios de competitividad y eficiencia del mundo empresarial, aparentemente impenetrable a los fenómenos de la corrupción, se intenta demostrar que la ciudad se comporta como una empresa cuyos obreros son todos sus ciudadanos, quienes a la vez son sus clientes; la dirige un grupo de “tecnócratas” que toman decisiones supuestamente basadas en “estudios técnicos” y aparentemente sin las influencias de los politiqueros de siempre; vende servicios y si pudiera, también vendería la ciudad en los mercados globales; se estructura en torno a departamentos o secretarías cuya misión fundamental es construir infraestructuras para sus socios principales, las empresas trasnacionales o las pequeñas redes clientelistas de empresarios locales, quienes reciben jugosas utilidades legales o subrepticias repartidas entre los encargados de hacer funcionar las máquinas de producir rentas especulativas; son ciudades flexibles en cuanto a que buscan romper todas las normas –incluso las ambientales y por supuesto las de ordenación territorial- con tal de satisfacer los apetitos voraces del capital local o global; son fragmentadas social y territorialmente, abiertas a un tipo de inversión extranjera que reclama condiciones jurídicas y financieras excepcionales y espacios exclusivos desde donde se importan y exportan productos y mercancías sin controles fiscales o parafiscales.

Para las ciudades-empresa el agua no es un derecho fundamental sino un servicio que cuesta, un recurso intercambiable en las bolsas de valores, o mejor, una mercancía ligada a las redes del mercado. Como derecho fundamental hace parte de los mínimos necesarios para garantizar la existencia humana y la calidad de vida individual y colectiva, pero eso poco les importa a los infraestructuralistas en tanto que el acceso al agua como mercancía está regulado por las leyes de la oferta y la demanda. De ahí que la privatización de las empresas de servicios públicos haya avanzado en casi todas las ciudades en perjuicio del reconocimiento del mínimo vital que debería aplicarse no solo al agua, sino también a la energía o al gas. De ahí también que haya un retraso histórico para lograr la ordenación ambiental de la cuenca del río Chinchiná y la descontaminación de la quebrada Manizales, uno de sus afluentes mas atropellados por el infraestructuralismo de corte empresarial.

Todo esto demuestra que todavía siguen plenamente vigentes las propuestas lideradas por el referendo del agua y su lucha por reconocerla como un derecho fundamental, porque de esta manera tendría que darse un debate mucho más amplio por la protección de los derechos ambientales, otro asunto íntimamente relacionado y ampliamente vulnerado por el país-empresa que insiste en convertirse en distribuidor neto de materias primas para los centros de poder global y las empresas multinacionales, principales causantes del calentamiento global.

Referencia bibliográfica:

Burgess, Rod. (2011). Determinismo tecnológico y fragmentación urbana: un análisis crítico. En: Pradilla Cobos, Emilio. Ciudades compactas, dispersas, fragmentadas. Ed. Miguel Ángel Porrúa. Universidad Autónoma Metropolitana. México.

IMG_2629

Aspecto de la nutrida concentración de los indignados en Manizales clamando justicia por el desabastecimiento de agua en la ciudad. Foto Acebedo, Octubre 25 de 2011.

5 de julio de 2011

Por un día estudiantes realizan intervención urbana en la Carrera 23 de Manizales

Por: Luis  Fdo. Acebeedo R.

El pasado 25 de Marzo el filósofo y doctor en literatura comparada Armando Silva, visitó la ciudad de Manizales y ofreció una conferencia en el Fondo Cultural Cafetero para explicar el sentido de sus amplias indagaciones sobre los imaginarios urbanos, desarrollados principalmente en las principales metrópolis de América Latina, Europa y EE.UU. La conferencia fue impulsada por varios sectores y líderes cívicos de la ciudad que adelantan diversas actividades orientadas a la recuperación de la carrera 23, coordinados por la gestora cultural Matilde Cuartas de Gómez y el Concejal Juan Sebastián Gómez, entre otros.

Desde la Escuela de Arquitectura y Urbanismo nos quisimos vincular a esta iniciativa a través de la asignatura electiva Territorio y Sociedad que yo lidero, preparando con mis estudiantes unas intervenciones urbanas empleando la técnica del “Happening” para tratar de hacer explícita la relación directa entre espacio público y ciudadanía en el contexto de la reflexión sobre la cultura ciudadana. Este ejercicio se materializó el pasado 10 de Junio.

¿Pero qué es una intervención urbana?

Se entiende como un acontecimiento en el espacio público, una “acción”, una dinámica, una alteración, un cambio, una sorpresa, el desenvolvimiento de un proceso de subjetivación que pueda devenir una experiencia de creación diferente. Supone, además:

- Acercamiento del arte a la vida.
- Implica la participación directa del público, no sólo como espectador.
- Apropiación creativa de un espacio.
- Participación del arte como práctica social, conlleva un mensaje político.
- Marca simbólica que genera interés.

La Intervención Urbana instala producciones en espacios que no preveían su aparición y por lo tanto, son motivo de una reformulación del sentido de los lugares que ocupan. Su escritura pone en crisis las funciones ya asignadas para los mismos, produce cambios, críticas, “ambigüedades”. (Mauro Chiarella, Javier Fedele, Senda Sferco, Huaira Basaber. Intervenciones urbanas - Transversalidad e interdisciplina para estudios urbanos. En: arquiteturarevista - Vol. 3, n° 2:45-55 (julio/diciembre, 2007)

Con base en estos criterios generales hicimos un recorrido urbano para identificar algunas de los fenómenos o acontecimientos más característicos de la Carrera 23 de la ciudad de Manizales, susceptibles de intervenir. Finalmente, con los estudiantes seleccionamos tres temas importantes junto con igual número de lugares apropiados para desarrollar el ejercicio.

Intervención Urbana 1: Carrera 23 entre calles 27 y 28. Es una intervención sutil sobre el mobiliario urbano de estas manzanas, particularmente sobre los bolardos, las palmeras y las bancas. Las palmeras fueron decoradas con unas vendas que simulan heridas; las bancas fueron intervenidas con cojines, y los bolardos se forraron en cartón y aumentados de tamaño, simulando soldaditos de plomo.


Intervención Urbana 2: Carrera 23 entre calles 28 y 29. Fue una intervención en tres planos horizontales y verticales. Los dos primeros hicieron parte de un cierre lateral entre la calle y las aceras con plástico transparente. El tercer cierre fue horizontal, sobre los dos anteriores, a una altura de 5,00 metros aproximadamente, por medio de un tejido a base de soga y unos plásticos traslúcidos multicolores que proyectaron múltiples sombras sobre el piso.



Intervención Urbana 3: Carrera 23 entre calles 23 y 24. Fue una intervención a base de fotografías en escala 1:1 de dos personajes típicos y característicos del lugar. Se trata de una pareja de músicos en situación de discapacidad por ceguera que permanecen pidiendo limosna al frente del Banco de La República. En el imaginario urbano se les conoce ampliamente con el nombre de “Los nada que ver”. Se reprodujeron estas imágenes a lo largo de esta cuadra (3 veces) en cartón rígido.




Si bien es cierto fue nuestra primera experiencia en este sentido, las lecciones fueron muy interesantes. Destaco sólo algunas e invito a mis estudiantes y al público en general a comentar este ejercicio.

Los estudiantes pudieron experimentar con metodologías alternativas de encuentro entre ciudadanía y espacio público en donde el arquitecto puede participar con o sin mediaciones, dependiendo de su propuesta e intereses.

Los ciudadanos salieron de la rutina y encontraron nuevas formas de apropiación del espacio público, pudieron reflexionar libremente sobre su significado, acudiendo a nuevos referentes, historias y memorias que les permitieron hacerse otras preguntas sobre su condición de ciudadanos y las formas de materializar el derecho a la ciudad.

El espacio público no puede entenderse únicamente desde su dimensión física porque en su relación con diversas manifestaciones artísticas y culturales es posible darle un nuevo carácter, ya no como ente pasivo y receptivo, sino como objeto y sujeto de cambios, comportamientos, actitudes y formas de apropiación de la ciudad como fenómeno público y colectivo.

Yo diría que vale la pena continuar experimentando estas relaciones entre sociedad, espacio y conocimiento en donde la arquitectura puede hacer nuevas busquedas de sentido a su proyección social a través de intervenciones urbanas como expresiones efímeras y liminales de la realidad citadina.

Ver Agencia de Noticias UN en la siguiente dirección:

http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/nc/detalle/article/por-un-dia-estudiantes-realizan-intervencion-urbana.html

Ver Video Prismatv, Universidad Nacional en la siguiente dirección:

 http://www.prismatv.unal.edu.co/nc/detalle-serie/detalle-programa/article/happening-en-la-23.html

14 de junio de 2011

Del “Plan” al “Resultado” en el sector de la Comuna San José

Por: Andrea Catalina Martínez Rodríguez [1]

Avenida_ColonApertura de la Avenida Colón en la Comuna San José. Fuente: http://www.lapatria.com/story/cifras-del-macroproyecto-san-jos%C3%A9-poco-les-cuadran-algunos-concejales

Recuerdo cuando llegaba a mi casa a almorzar y nos reuníamos con mi abuelito a contar anécdotas del día. En varias ocasiones decía orgulloso: “por la casa va a pasar la Avenida Colón”, y todos en la mesa, escépticos, cambiábamos el tema y no le prestábamos atención. Unos años después le compraron su casa y fue efectivamente para la construcción de una vía de la que poco habíamos escuchado. Recuerdo que mi abuelito tenía una casa en el barrio La Avanzada, donde habían nacido mis tías y mi mamá; una casa grande de 3 pisos, de las mejores de la cuadra. Mis tías contaban historias de aquella época, cuando salían del colegio y debían correr a la casa por miedo a que las robaran o que se vieran agredidas por un “marihuanero”. Finalmente, decidieron salir de este barrio tan “peligroso” y buscar una mejor calidad de vida para sus hijos, aunque mi abuelo insistía con su idea de que la Avenida Colón iba a propiciar un mayor “avalúo” de la casa y que también indicaría un mejoramiento de la calidad de vida.

Empiezo con esta historia personal, ya que me quiero referir en primera instancia a los problemas sociales de la comuna San José, de la cual está proyectada su renovación urbana y de esto hablaré en el presente ensayo.

A medida que mi abuelo envejecía, mis tías lo asediaban y trataban de prohibirle que fuera a su casa, que por cierto se vio obligado a arrendarla. El viejo estaba tan apegado a esta casa, a una propiedad raíz de la cual solo habían recuerdos amarrados a ella y de los que no quería soltarse. Pero mis tías temían por su salud y por su seguridad, además le gustaba ir mucho a la plaza de mercado de La Galería a comprar las verduras y las frutas que le resultaban más baratas, según él.

En este contexto, tomaré como temas principales a discutir, el planteamiento del Macroproyecto San José y el Plan Parcial de la Galería, proyectos que hacen parte de la renovación urbana que se tiene prevista para una de las zonas “residuales” de la ciudad.

Cuando me refiero a “zonas residuales” hablo de asentamientos informales que surgieron espontáneamente y se salieron de las manos de los planificadores de la ciudad. Estas zonas, consideradas por muchos “nidos de ratas”, de donde salen los ladrones, drogadictos y prostitutas, y consideradas por otros simplemente el sitio de vivienda de personas de muy bajos recursos, que como todos los seres humanos necesitan un lugar para protegerse de la lluvia y el frio; un lugar que pagan de acuerdo a sus capacidades económicas. Aquí nacen los tugurios y los asentamientos informales de ladera en constante riesgo de deslizamiento.

También aparecen predios ocupados ilegalmente por personas que no están en capacidad de comprar un lote en ninguna otra parte de la ciudad y por lo tanto invaden predios vacíos, que en esta ciudad de montañas resultan ser laderas en riesgo no aptas para la construcción. Esto lo podemos observar en datos estadísticos que nos muestran los estudios realizados para el Macroproyecto San José (2009):

- El 60% de las viviendas en zona de riesgo en Manizales, se encuentran en la zona de ladera de la Comuna San José.

- 1.660 familias viven en zonas de alto riesgo por deslizamiento, sismo e incendio.

De esta situación económica, además del problema de ocupación de la ladera, se desprenden otros problemas sociales y de educación como lo vemos en los siguientes datos de este estudio:

- La esperanza de vida al nacer es de 54 años.

- Según el Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas, el 23% de los hogares está en pobreza y el 7,1% está en situación de miseria.

- La primera causa de mortalidad es el homicidio.

- 1.500 niños en edad escolar sufren desnutrición crónica.

- El 92% de los habitantes está en los estratos 1 y 2.

- Hay un déficit cuantitativo de 3.626 viviendas y 2.680 hogares habitan en hacinamiento.

- Bajo nivel educativo con un promedio de 6,6 años de estudio por habitante.

- El 24% de la población está desempleada, y de los ocupados el 40% son trabajadores independientes y el 28% se desempeña en actividades informales.

El Macroproyecto San José, tiene por objetivo mejorar las condiciones de vida de los habitantes de ese sector, aunque desde mi punto de vista, este gran proyecto beneficiará a toda la ciudad, pero me queda la duda de si cada una de estas 1660 familias podrán pagar un apartamento en alguna torre de la propuesta de Vivienda de Interés Prioritario (VIP).

Creo que en este momento nace la duda de si el proyecto además de mejorar el espacio urbano de este sector y reducir tal vez la inseguridad y algunos problemas sociales, propiciará el desarrollo social y económico de los habitantes o generará que los actuales habitantes se desplacen hacia otro sector y vuelvan a incidir en los asentamientos ilegales.

Un gran integrante central y decisivo de este Macroproyecto es el Plan Parcial de la Galería. Este es un foco central económico del sector, donde se reúnen comerciantes de todos los niveles a ofertar y demandar productos. Este Plan Parcial lo que busca es mejorar la calidad del espacio de la Galería, mas no quiere implicar un traslado de las actividades. Desde mi punto de vista, este Plan dialoga amablemente con el estado actual de la Galería, sin querer demoler todo, a diferencia de lo que se plantea en el Macroproyecto referente a la vivienda, que aunque sería imposible conservar lo que ya está, lo ideal sería no desplazar a tanta gente.

Así como lo afirma Acebedo (2009) en su artículo de Caleidoscopios Urbanos, el sector de la Galería es uno de los sectores más conflictivos pero a la vez más recordados y queridos por los habitantes del sector:

“En buena hora se tomaron dos decisiones de gran importancia estratégica para la ciudad: Proponer una Renovación Urbana del Sector y formular un Plan Parcial como mecanismo para definir integralmente las acciones a seguir en el mediano plazo. Estos dos pasos adelante marcaron el camino para superar una tradición ya cuestionada por la constitución política y la legislación colombiana, que en materia de urbanismo privilegiaba las actuaciones predio a predio para solucionar conflictos urbanos.”

Además, afirma la importancia de que estos planes y proyectos se vuelvan acciones a mediano plazo, dando lugar a una realidad urbana y dejando a un lado la utopía planificadora.

Es posible que mi punto de vista sea supremamente sociológico, sicológico y humanista, pero para mí es muy importante tener en cuenta a las personas que habitan el sector, ya que ellos son los responsables de darle una memoria al lugar, y aunque se busca darles una mejor calidad de vida, mientras no se genere un espacio en la economía para estas personas excluidas por la sociedad, estos individuos no podrán disfrutar de los nuevos espacios propiciados por los nuevos proyectos y surgirá espontáneamente la misma historia y volverá a existir una zona “residual” en la ciudad.

Referentes Bibliográficos:

Acebedo Luis Fernando (2009). El Plan Parcial de Renovación Urbana del sector de La Galería. Un tema obligado de la política urbana en Manizales para los años venideros. Disponible en: http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2009/06/el-plan-parcial-de-renovacion-urbana.html . Consultado el 28 de mayo de 2011.

Patiño, Ricardo. Edición del 28 de abril de 2011. Cifras del Macroproyecto San José poco les cuadran a algunos concejales. Disponible en: http://www.lapatria.com/story/cifras-del-macroproyecto-san-jos%C3%A9-poco-les-cuadran-algunos-concejales. Consultada en 25 de mayo de 2011.

Presidencia de la República. Macroproyecto de Interés Social Nacional para el Centro Occidente de Colombia, San José–Manizales. En: http://www.slideshare.net/genesis182/macroproyecto-san-jos-presentacin-social. Consultada el 27 de mayo de 2011.


[1] Estudiante VII Semestre de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, quien amablemente cedió a Caleidoscopios Urbanos este artículo producido en la Asignatura Proyecto VII del I Semestre de 2011, bajo la tutoría del profesor Luis Fernando Acebedo R.

13 de junio de 2011

La aplicación de lo concertado vs. lo no concertado en la Comuna San José de Manizales

Por: Mariana Montoya Salazar[1]

Diferentes estamentos para la planificación de las ciudades se han aplicado a lo largo de la historia reciente de nuestras ciudades. Figuras como los POT (Plan de Ordenamiento Territorial), macroproyectos y planes parciales han abordado la configuración espacial, económica, y cultural de las poblaciones con el fin de plantear soluciones integrales que lleven a éstas hacia una consolidación, mejoramiento y en muchas ocasiones, legalidad de sectores de ciudad y territorio planteados a diferentes escalas de intervención y con una practicidad de actuación de corto mediano y largo plazo.

La necesidad de que estas herramientas de planificación fueran integrales ha llevado a plantear políticas para su aplicación en las cuales la empresa pública, la empresa privada y la academia juegan un papel fundamental para su planeación y ejecución, donde la participación de la ciudadanía consolidaría estos planes como fundamentos democráticos y en donde las cargas y beneficios están garantizados para ser equitativos.

Sin embargo, la aplicación de las herramientas necesarias para una coherente ejecución que vaya en concordancia con las escalas de intervención de la planeación del territorio en muchas ocasiones es tergiversada por diferentes intereses entre las partes que intervienen y direccionan los procesos hacia su conveniencia, entorpeciendo los desarrollos integrales que buscarían un bien común. Este entorpecimiento no ha sido ajeno al caso de los procesos urbanísticos en Manizales, ya que el intento de la actuación integral necesaria para su ejecución entre empresa pública, empresa privada y academia, en muchas ocasiones, por no decir en todas, hace caso omiso a alguna de ellas para beneficiar a otras.

Esta característica de manipulación de alguna de las partes hace que los resultados no sean los deseados y que la participación ciudadana quede relegada dejando de lado sus intereses. En el caso de Manizales vemos cómo la falta de criterios para instaurar una política coherente de planificación se ve ejemplificada en el caso de la configuración de los niveles de intervención al difundir la necesidad primero de un Plan Parcial y después de un Macroproyecto, cuando en realidad esta consolidación debería partir desde un todo y luego sí puntualizar las necesidades de un sector de ciudad tan diverso y heterogéneo, partiendo obviamente del Plan de Ordenamiento Territorial.

Sin embargo, conociendo las cualidades de la primera escala de intervención del Plan Parcial de la Galería en donde su principal argumento es complementar las disposiciones del POT y aplicar una planificación de escala intermedia para puntualizar en un sector de la ciudad, el macroproyecto San José -de una escala mucho mayor- debería exigir más compromiso con la Comuna y sus habitantes, buscando una planificación más detallada del sector para consolidar e integrar un espacio urbano de mayor alcance con un contexto inmediato como lo es el Plan Parcial de la Galería. Este último va mucho más allá de un hecho físico, el cual incluye decisiones de gran importancia como valorar el patrimonio e integrar la participación ciudadana sin desconocer los precios del suelo, las diferentes dinámicas del sector inmobiliario y los procesos industriales y políticos que inciden en la conformación de un planteamiento urbano que sustenten las dinámicas que se buscan proponer y rescatar.

Por su parte la integración de un macroproyecto como escala de intervención que podría acoger diferentes planes parciales en un sector de ciudad, debería ir en coherencia y dialogar simbióticamente para que la viabilidad del mismo afecte positivamente unas dinámicas urbanas tan cambiantes. Sin embargo, su materialización en el caso de Manizales es un ejemplo de la mala planificación en Colombia, manipulada por la empresa privada para su propio beneficio y en detrimento del interés público, patrocinando de cierta forma la corrupción y el enriquecimiento irresponsable por parte de ciertas instituciones.

En el caso del macroproyecto San José que acogió el Plan Parcial de la Galería, las disposiciones y recomendaciones que desde el plan parcial se brindaron y que se integraron en discusiones académicas, no se asumieron como parte fundamental del macroproyecto San José y por el contrario contrarrestaron con decisiones que afectaron radicalmente los resultados al presente y comprometen sin ninguna duda su futuro. Estos principios que desde su filosofía deberían concertar los macroproyectos, tales como brindar una solución integral, una concertación público privada, y una equitativa distribución de cargas y beneficios, están negados en un principio porque su excluyente postura dejó subordinada la posibilidad de instaurar negociaciones menos dañinas a un ya muy golpeado sector de la ciudad por la propia situación socioeconómica en franco deterioro. El manejo de predios mediante compra y expropiación le dio la espalda a comerciantes de mediana envergadura en vez de integrarlos al proyecto y de esa manera potencializar sus cualidades como parte fundamental de un sector económico.

Este resultado excluyente condena a los más pobres a la situación denigrante que hoy vivimos, donde la principal característica de estos estratos bajos es estar ubicados en periferias, lugares de alta vulnerabilidad, y donde la ilegalidad de predios se presta, aunque suene contrario, para su consolidación. La sostenibilidad en principio está negada ya que el vínculo que en algún momento de la formulación del Plan Parcial de la Galería llegó a tener, se desasoció en el megaproyecto. La falta de participación ciudadana, hizo antidemocrática la mayoría de las decisiones allí tomadas, el sector económico favoreció y de alguna forma patrocinó el monopolio de quienes ya gobiernan, haciendo incierto el desarrollo de los proyectos planteados como necesarios para el desarrollo y mejora del lugar; el principio ambiental sigue sin rescatarse, siendo según sus bases un pilar residual, sin mayor trascendencia ni respeto al valor histórico del lugar y a los habitantes de esta zona.

REFERENTES BIBLIOGRAFICOS:

Acebedo, Luis Fernando, (2010). “MISN San José: dos formas de intervenir la comuna, dos resultados diferentes”. En: http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2009/06/el-plan-parcial-de-renovacion-urbana.html , Colombia. Consultado el 30 de mayo de 2011.

Universidad Nacional de Colombia (2007). Presentación: “Plan Parcial de Renovación Urbana del sector de la Galería, Manizales- Caldas”. Documento sin publicar.

Acebedo, Luis Fernando, Grupo de trabajo académico en urbanismo (2011). Presentación: “Macroproyectos urbanos”. Documento sin publicar.


[1] Estudiante VII Semestre de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, quien amablemente cedió a Caleidoscopios Urbanos este artículo producido en la Asignatura Proyecto VII del I Semestre de 2011, bajo la tutoría del profesor Luis Fernando Acebedo R.

Macroproyecto San José y Plan Parcial de la Galería

Desde la acción urbanística en el marco de la ilegalidad y sus efectos, hasta la planeación social y urbana de la ciudad

Por: Andrea Estefania Leclercq Jaramillo[1]


[1] Estudiante VII Semestre de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, quien amablemente cedió a Caleidoscopios Urbanos este artículo producido en la Asignatura Proyecto VII del I Semestre de 2011, bajo la tutoría del profesor Luis Fernando Acebedo R.

En la búsqueda nacional por sufragar el déficit de vivienda y con la premisa del anterior gobierno de propiciar vivienda propia para todos los colombianos, se toman como partido diversas herramientas a nivel urbanístico y de planeación territorial para solucionar bajo la figura de la política pública problemáticas y demandas de nivel social. Con ese fin nace la concepción de los Macroproyectos de Interés Social Nacional, y con ello la oportunidad de suplir a gran escala el problema de la vivienda en el país.

Rápidamente se populariza a nivel nacional, y todas las ciudades se ven motivadas a desarrollar actuaciones urbanísticas a gran escala como lo permitía en ese entonces la figura del Macroproyecto. En consecuencia con lo anterior llega la iniciativa a Manizales y, desconociendo todo tipo de intervenciones urbanas antecedentes o lineamientos establecidos para la proyección futura de renovaciones urbanas, se instauró el Macroproyecto de Interés Social Nacional de la Comuna San José como herramienta de operación urbanística integral que propendía la habilitación de suelo para el desarrollo de viviendas de interés social y prioritario con base a una demanda de 3.626 unidades de vivienda de la comuna, de las 12.159 que hacen parte del déficit total de la capital caldense.

Como iniciativa resultó novedosa la implementación y rápidamente se abrió paso a una nueva política de base para la construcción de vivienda, y el 27 de julio de 2009 bajo la resolución 1453 se adopta por “motivos de utilidad pública e interés social” el Macroproyecto de Interés Social Nacional - Centro Occidente de Colombia San José del municipio de Manizales, y lo más particular aún de hecho, se instaura bajo la política urbana de los “Programas Integrales de Ciudades Amables”, que inmediatamente y después de ver los resultados del proceso cuestionaría la integralidad del programa ejecutado y las garantías de hacer una Manizales amable.

El proyecto, liderado por la Universidad Nacional de Colombia, como ejercicio académico e intelectual, actualmente está en la fase de construcción y se alista para su segunda modificación, acarreando con ello la inconformidad que reclama la población afectada por una falta de acompañamiento en el proceso y particularmente, por una falta de integralidad y de interés social en el mismo. ¿Entonces, dónde quedaron las motivaciones de interés social, la programación y proyectación integral y la amabilidad que se propendía para Manizales?

Sería conveniente reevaluar el proceso y determinar las fallas, pese a que en el debate público y bajo diferentes mecanismos se ha intentado resolver el cuestionamiento, aun así la población es consciente del sin número de deficiencias e injusticias cometidas en el proceso. Pero, la situación no solo se presentó en Manizales, la gran controversia se generó a nivel nacional, pues la dichosa figura del Macroproyecto mal empleada ahora resultaba ilegal, ya que era el gobierno el que lideraba las iniciativas y financiaba los MISN, eliminando por completo los espacios de concertación y de interés público. ¿Entonces, para qué una política de interés social, si el único participe es el Estado que inconstitucionalmente relega el papel de los Consejos Municipales y por ende el de la comunidad?

Como bien lo menciona para el periódico El Espectador el concejal Carlos Vicente de Roux, en su argumento frente a las contrariedades generadas por los Macroproyectos:

“Hay un punto estructural y es que la regulación de los usos del suelo les corresponde a los municipios, porque no tiene sentido que desde un escritorio del Gobierno Nacional en Bogotá se decida por dónde va el perímetro urbano de Pasto y qué tipo de edificaciones se pueden levantar allí. Incluso en las constituciones más centralistas esto siempre ha sido una prerrogativa de los municipios”. (Roux,2010).

Cae entonces, la figura del Macroproyecto de Interés Social Nacional, pero en lo inconstitucional de la legalidad, lo proyectos aprobados siguen su curso, y las actuaciones en la comuna de San José continúan con la evidente inequidad en la gestión del suelo y la mal distribución de las cargas y beneficios en el proceso. Como iniciativa bien entendida, los objetivos del Macroproyecto partían de intereses sociales, y con ello no solo se atendían los procesos de déficit cuantitativo y cualitativo de vivienda, sino que se pretendía solucionar problemáticas de amenaza geotécnica, degradación social, espacio público y conectividad del sector.

Pero todo quedó en iniciativas, y de un proyecto que pretendía generar 3.500 unidades principalmente de interés social y prioritario, hoy solo quedan decepciones, miles de familias afectadas que optaron por el desplazamiento a otras ciudades o que terminaron habitando residencias en la periferia de la ciudad, acentuando más la problemática de la misma, pues la ciudad se sigue expandiendo sin dar solución a la problemáticas de integración al interior de ellas.

Lo más difícil del asunto son las consecuencias en el ordenamiento territorial de las ciudades a causa de las miles afectaciones que se generaron en los Planes de Ordenamiento Territorial debido a la instauración de los Macroproyectos, que en algunos casos cambiaron drásticamente las condiciones establecidas en el POT de cada municipio. Entonces no es solo un problema de inconstitucionalidad o un problema social lo que se aborda, sino una incuestionable contrariedad en las estrategias de actuación urbanística, que pueden traer inconsistencias y graves efectos en la planeación de ciudad.

En contraposición con lo sucedido en el Macroproyecto realizado en la comuna San José en Manizales, se trae a colación el Plan Parcial de Renovación Urbana de la Galería también propuesto años antes en el mismo sector, un proyecto cuatro veces menor que el MISN con un área de intervención de 39 manzanas, que hacen parte de uno de los mayores centros neurálgicos de comercio de la ciudad con una fuerte problemática definida por el conflicto de usos del suelo y por ser un territorio altamente degradado con un importante déficit de vivienda, pero con un gran valor en la memoria colectiva del manizaleño.

La herramienta de planeación con base en análisis del territorio decidió proponer una actuación urbanística de una escala que permitiera una aproximación más cerca al sector y con mayores facilidades de intervención. La mecánica fue interesante no solo desde la perspectiva urbanística, sino desde el ámbito social, por la realización de cuatro talleres durante la formulación del proyecto con la participación de actores públicos y privados del sector, lo que permitió obtener una percepción diferente del proceso y dio lugar a concertaciones, donde el ciudadano común reportaba su vida cotidiana, los referentes de la memoria colectiva y simultaneo al trabajo realizado por profesionales, proponía un imaginario de ciudad; todo esto sujeto y consecuente con el marco legal de la normativa urbana de Manizales.

Con la intención de reactivar la dinámica del sector se propuso la generación de 2.438 unidades de vivienda de interés social y una recuperación e integración de las actividades colectivas. El proyecto tuvo impactos positivos en la población y estableció a partir de su mismo instrumento de gestión una estrategia eficiente en la repartición de cargas y beneficios, entre los diferentes actores del proyecto. El éxito, de alguna manera, no se hizo esperar, tanto así que establecieron los lineamientos para posteriores intervenciones en la ciudad que desencadenaron la formulación de otras iniciativas de actuación urbana en la misma.

Después de todo, en el proceso realizado por el Plan Parcial se proyectaba una integración de las acciones urbanísticas en la planeación de la ciudad y que las posteriores iniciativas lograran un empalme eficiente con el trabajo propuesto en la Galería. Pero por lo contrario, con la ejecución del Macroproyecto, todas las herramientas dispuestas en el Plan Parcial que hacían parte del instrumento de planeación urbana y gestión de suelo, fueron negadas; y en consecuencia con ello, el Macroproyecto sacó partido de sus alcances y su libertad de actuación en la ciudad, y cerró todo vínculo de participación ciudadana, eliminando de su incumbencia las problemáticas sociales, los conflictos de uso de suelo y lo peor aún la memoria colectiva de la ciudad; viendo en la operación urbana, la oportunidad de gestionar un mercado de bienes raíces de gran escala y muy lucrativo.

Con ello, no solo se acrecentó el deterioro del orden público producto de las demoliciones realizas, sino que se evidenció una total falta de integración con el primer modelo propuesto en la Galería, y el Plan Parcial se vio supeditado a las determinantes del Macroproyecto por lo que tuvo que ajustar su planteamiento urbano a este. El impacto negativo fue tal, que las opiniones y reclamos de la comunidad no se hicieron esperar, entre ellas los señalamientos del concejal Jorge Hernán Aguirre para el periódico La Patria, que frente al sin número de percances sufridos por el Macroproyecto de Interés Social Nacional de la comuna San José, anunció:

“Pareciera que el Macroproyecto hubiese cambiado el modelo social, pues solo se ven construcciones, pero no para viviendas de interés prioritario… No sabemos cuánto cuesta el Macroproyecto porque las resoluciones se han modificado y lo que primero era importante ahora pasó ser accesorio"”. (Aguirre, 2009).

Finalmente, considero que estamos frente al producto de la inconstitucionalidad colombiana que permitió que los intereses particulares primaran y sobresalieran frente a los públicos sin regulación alguna, y hoy actuaciones urbanísticas como el Macroproyecto de San José no solo son parte de una enorme problemática social, sino que han constituido una complicación financiera para el Estado. Es por ello importante hacer ahínco en lo sucedido, pero que no todo ello quede en reflexión, sino que se pueda sacar partido de lo antecedente, y tomando como referente el Plan Parcial de la Galería reforzar el concepto de que la renovación urbana no es perjudicial o contraproducente para la ciudad, si hay un desarrollo de integral del proyecto, se brindan espacios de participación ciudadana y concertación y se respeta la vocación y memoria del lugar.


Bibliografía:

ACEBEDO RESTREPO, Luis Fernando. De la renovación urbana legal pero ilegítima, a la construcción de ciudad con inclusión social. Ponencia presentada en el Cabildo Abierto del 28 de abril de 2010, Manizales, Colombia.

El Espectador. Bogotá. Artículo impreso. Adiós los Macroproyectos. Fecha de actualización: 7 de marzo de 2010. [Fecha de consulta: 22 de mayo de 2011]. Disponible en: http://www.elespectador.com

La Patria. Manizales. Artículo impreso. Cifras del Macroproyecto San José poco les cuadran a algunos concejales. Fecha de actualización: 28 de abril de 2011. [Fecha de consulta: 30 de mayo de 2011]. Disponible en: http://www.lapatria.com

Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. República de Colombia. Macroproyecto de Interés Social Nacional para el Centro Occidente de Colombia, SAN JOSÉ – MANIZALES. Documento Técnico de Soporte. Bogotá D.C. Julio de 2009.

Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. República de Colombia. Resolución Número 1453. Bogotá D.C. 27 de Julio de 2009.

Universidad Nacional de Colombia - Infimanizales. Formulación del Plan Parcial de Renovación Urbana del Sector de la Galería. Manizales. Convenio Nº 2005-12-082.

2 de mayo de 2011

De las llanuras del Serengueti a la vida “salvaje” de Merlín.

IMGA0474

Merlín y su mirada inquisidora.

Por: Luis Fdo. Acebedo R.

 

Con nuestras primeras letras nos enseñaron que la especie humana era la más avanzada de todas las especies que hay sobre la tierra, y sin embargo, a veces actuamos en contravía de ese concepto. Yo no estoy muy convencido de esa contundente afirmación, porque en no pocas oportunidades, especies distintas a la nuestra dan lecciones de vida mucho más profundas de las que reivindicamos como producto de una gran civilización e inteligencia.

Merlín es uno de esos especímenes que me ponen a reflexionar con mucha frecuencia. Sigo con atención sus comportamientos y me pregunto todos los días si él no está haciendo exactamente lo mismo con nosotros.

Son muchas horas en las que Merlín pasa al frente de la ventana de la sala de mi casa, subido en el lomo del sofá principal, observando con atención lo que sucede a su alrededor. Ninguno de nosotros ha logrado desarrollar tal capacidad, hasta el punto de saber con precisión a qué horas pasa el repartidor de periódicos en una moto sin silenciador o el momento en que los celadores distribuyen los recibos de los servicios públicos. En ambos casos, Merlín los espera pacientemente para hacerles la labor imposible. Resulta inevitable leer el periódico en las primeras horas de la mañana con la primera hoja hecha trizas como dejando constancia de su inconformidad con los titulares diarios de la prensa. Y lo mismo sucede con los servicios públicos, pues al ingresarlos por debajo de la puerta son devueltos con rabia y beligerancia, como queriendo rechazar los altos valores con que llegan. Por fortuna los pago por Internet porque sentiría una vergüenza terrible tener que presentar en el banco los recibos partidos en mil pedazos.

A veces pensamos que el verdadero “jefe” de la manada es él y nosotros actuamos y nos comportamos según sus determinaciones. Y es que a la final, son más las cosas que nosotros debemos hacer por él que aquellas que él hace por nosotros. Por ejemplo, en esta casa, Merlín sabe y nosotros hemos aceptado tácitamente, que en los asuntos relacionados con su sobrevivencia la responsabilidad es nuestra. Y en aquellas oportunidades que hemos incumplido esta tarea ha sabido arreglárselas acudiendo a las sobras de las basuras propias o ajenas.

Hace apenas unos días decidió tomar por sus propios medios, un hueso de carnaza que reposaba en la alacena. Él sabía perfectamente que era suyo y de nadie más. También nos ha demostrado que en casos excepcionales no requiere de nuestra ayuda para procurarse su sustento. Su propia naturaleza lo llama a no desperdiciar cualquier bocado que se encuentre en el camino, con lo cual nos recuerda que pese a las reglas de esta casa no olvida sus orígenes y sus patrones de comportamiento.

Pero también Merlín conoce muy bien sus responsabilidades. La que más me sorprende es su incondicionalidad para brindar afecto. En eso se diferencia mucho de nuestra especie, más proclive a condicionar las actuaciones en función de uno u otro interés coyuntural.

Pero esta reflexión va en el sentido de que nuestra especie es tal vez la que más se resiste a aceptar los designios de su propia naturaleza y de aquellas que le impone el devenir de su existencia sobre la tierra. Me encanta seguir con atención la vida salvaje –pero de gran sabiduría– que nos muestran los programas de televisión en aquellos resquicios del planeta que por fortuna la especie humana no ha colonizado. Las llanuras del Serengueti o el desierto de Karajari, las profundidades marítimas o los territorios polares. En todos esos lugares exóticos se encuentran diferentes especies venciendo las inclemencias del tiempo, las condiciones abruptas del terreno o mimetizándose para sobrevivir a los ataques de sus enemigos. Tales condiciones obligan a circunstancias imposibles de lograr por nosotros, como aquella de tener que hincarse apenas unos segundos después de haber nacido, identificar rápidamente a su madre y desencalambrarse para salir corriendo, bien por su condición nómada o por los peligros de morir tras el ataque sorpresivo de sus enemigos hambrientos.

Otra cosa que me sorprende de los animales salvajes, especialmente de aquellos que tienen un comportamiento gregario como nosotros, es la sabiduría con la cual los mayores deciden abandonar a los jóvenes que ya han sido preparados para la sobrevivencia. Primero la paciencia para enseñarles a cazar, luego la indolencia con quienes se resisten a avanzar y finalmente, la despedida fría, a veces violenta, para que la competencia por el alimento no afecte la estabilidad de la manada o para proteger la especie de los linajes familiares, o simplemente para estimular la conformación de nuevas manadas, algunas de las cuales, se convierten al cabo del tiempo en sus más fervientes enemigos.

No reivindico la vida salvaje. Pero me llama profundamente la atención la racionalidad que lleva implícita. El hecho de reconocer los cambios que el tiempo y el desarrollo de la vida imponen. La inexplicable ternura de las especies más salvajes y sangrientas para con sus crías; las lecciones diarias para sobrevivir; las reprimendas por los comportamientos desfasados de los jóvenes rebeldes que se atreven a ignorar el peligro y desafiar a la inmensidad de la llanura, abandonando la seguridad de sus guaridas; la ayuda de sus congéneres para con los enfermos o la valiente despedida de los ancianos para esperar su muerte en solitario. Todas ellas, entre otras, son lecciones de vida que nosotros, en no pocas oportunidades pretendemos ignorar. Adaptabilidad, flexibilidad, aprovechamiento de las oportunidades, apertura a los cambios, valoración del tiempo y de las oportunidades, son entre otras, lecciones propias de la vida salvaje que debemos replicar en nuestro devenir para garantizar la supervivencia en medio de las mieles de la civilización.

27 de marzo de 2011

Armando Silva y los imaginarios urbanos en Manizales

El pasado 25 de Marzo el filósofo y doctor en literatura comparada Armando Silva, visitó la ciudad de Manizales y ofreció una conferencia en el Fondo Cultural Cafetero para explicar el sentido de sus amplias indagaciones sobre los imaginarios urbanos, desarrollados principalmente en las principales metrópolis de América Latina, Europa y EE.UU. Tomé amplia nota de sus ideas. Ofrezco al lector mis apuntes.

Propuso desarrollar tres grandes temas:

a. Explicar en qué consisten las investigaciones sobre los imaginarios urbanos.

b. Exponer los métodos e instrumentos para trabajar con los imaginarios urbanos.

c. Plantear la relación entre los centros históricos y los imaginarios urbanos. Un proyecto que integra 23 ciudades de América Latina, Europa y EEUU.

En torno al primer tema, propuso distinguir la ciudad del urbanismo. En el siglo XX es la primera vez en la historia que la ciudad no coincide con el urbanismo. No son equivalentes porque para ser urbano no se requiere vivir en la ciudad. El proyecto está orientado a lo urbano y particularmente al urbanismo ciudadano. Es decir no solo lo físico. En este sentido, es necesario entender que el urbanismo dominante hoy en día es el urbanismo ciudadano.

Planteó la relación existente entre lo real y lo imaginario. La ciudad de los signos es tan importante como la ciudad real. En la sociedad del conocimiento no podrían separarse.

Habló sobre los procesos de crecimiento que se dieron en EEUU formando ciudades no céntricas. Son urbanismos sin ciudad que fueron consolidándose a través de varias tipologías:

Alrededor de las estaciones de gasolina que están sobre el camino, convertidas en lugares de compras, de encuentro, en supermercados. Estos lugares que eran de fuera de la ciudad comenzaron a producir urbanismos. Esto se está expresando también en las ciudades históricas.

Los centros de las ciudades se van desprendiendo. Se van abandonando o habitando por otros sectores sociales.

El hecho tecnológico va descentrando esos espacios. Las personas no frecuentan la ciudad. La ciudad digital empieza a actuar a destiempo de la ciudad real. Da lugar a otro tipo de ciudad. El estar en red ya es un signo ciudadano. Las tecnologías se expanden por todos los sectores sociales. Caso concreto: el celular. En Colombia tenemos más personas conectadas al celular que al agua.

Es difícil entender al ciudadano sin tecnología. Cuando a una persona se le pierde el celular qué pasa? Es distinto a perder el reloj porque está relacionado con el tiempo, pero el celular es perder la conectividad. Eso es una locura, una angustia, nuevos delirios, nuevas desterritorializaciones. Ocurre en la ciudad virtual que es también la ciudad real.

La ciudad se está usando más o menos? Afecta el transporte, la relación de la ciudad con el centro, etc. Las ciudades tienden en principio a usarse menos. Debido al mismo hecho tecnológico. Uso intensivo de la tecnología. Ya muchos no van a los lugares de trabajo. En la universidad aumentan los cursos en línea. Por el lado cultural, hay razones para que se utilicen menos los centros de las ciudades y las ciudades. Los centros son asociados al peligro. Ciertos sectores sociales no van al centro por imaginarios del miedo.

Hay una descentración de los centros históricos por otros, que son los centros comerciales. La ciudad se puede recomponer en sus flujos en unos usos muy localizados. El policentrismo de las ciudades. No se usa toda la ciudad sino un pedacito. Esto tiene muchas complicaciones hacia el futuro desde el punto de vista del urbanismo físico.

En Bogotá, el borde oriental comprendido entre la calle 26 y la 127 y entre la Avenida Circunvalar y la carrera 30, moviliza 3,5 millones de personas; Transmilenio moviliza 600 mil pasajeros. El metro se justifica por eso, aunque si ya no se usa la ciudad, se volvería un elefante blanco. El transporte físico es un elemento determinante de este tema.

Lo real y lo imaginario:

El hecho real, la manera como se representan, es parte del mismo hecho real. Cuando hablamos del imaginario, qué se quiere decir. El imaginario no son solamente las fantasías, no son ilusiones, es la imaginación libre, es lo que no es realidad, poco a poco se va volviendo preciso el concepto. Los imaginarios son visiones del mundo que tenemos. No es utopía. Tampoco es inconsciente colectivo. ¿Qué es hoy en día el Imaginario Urbano?. Tiene que ver con una construcción estética del ser humano. Y en eso se emparenta con el arte y con los sueños, pero no son ni lo uno ni lo otro.

Cuando soñamos estamos dormidos. Si uno no sueña se muere. Es un hecho fisiológico. Es un gran vecino de los imaginarios. Freud lo alcanzó a vislumbrar. El sueño es una actividad nocturna. Los imaginarios son de día y se hacen despiertos, pero los une que son estética. Ya no una estética de arte, sino social.

En el arte, los imaginarios generalmente son hechos por personas preparadas. Tiene que ver con un acto de creación. Actividad consciente. Esfuerzo destinado a producir arte, es una estética del arte. Mientras que los imaginarios siempre serán una estética social. No pueden hacerse individualmente. Son colectivos.

Viene de aspectos más profundos que las palabras. Son los deseos. Los deseos se vinculan con el futuro, con el porvenir. Hay un mismo objeto del deseo que coincide. No es un deseo colectivo, sino que hay coincidencia en el deseo. Es una construcción pública. Va a ser una fuerza estética y por lo tanto tiende a producir formas. No se pueden ver, son invisibles. No es el objeto que se ve. Los imaginarios alimentan las representaciones.

No le tomo fotografía al miedo, sino a la representación del miedo. El imaginario se encarna. ¿Existen imaginarios globales? No existen, porque el imaginario como encarnación funciona comunalmente. El concepto sobre lo glocal se me hace superficial. Cuando hablamos de lo local allí está lo global. Está en mi localidad. Incluso con el concepto del no-lugar. Porque al contrario, los no lugares son los lugares de la contemporaneidad. Hay que usar el concepto del sitio. Los aeropuertos, por ejemplo, no son no lugares, al contrario, son los lugares contemporáneos llenos de emociones.

Se pensó que lo global es lo humano. Es humano tener miedo, pero el miedo se localiza en un sitio y ese sitio es comunal. El terremoto en Manizales es un imaginario del miedo, pero no se da en México o Rio de Janeiro.

Los imaginarios son una teoría estética de los sentimientos sociales incorporados en distintos objetos de la vida cotidiana. Los odios, racismos son imaginarios. El amor, la venganza. Se habla de una sociología de los sentimientos. Los sentimientos nos mueven. En Colombia elegimos a un presidente para acabar con un grupo armado.

Hay unos imaginarios fundantes. Mataron a Gaitán, un imaginario bogotano. Es la realidad construida socialmente, entonces es la realidad. Hay muchos imaginarios. Catástrofes: Haití, Japón, Chile. Hay un imaginario bíblico. Se muestran iguales? No. ¿Por qué en Haití muestran los cadáveres, junto al epígrafe del país más pobre e incivilizado? En Chile no se muestran muertos, sino edificios. No son catástrofes globales. Lo de Japón sí fue global porque lo que pasó allí no sólo fue un terremoto, un tsunami, sino la afectación de las bases nucleares. Este último sí es un imaginario global. Japón fracasa por el tsunami, no por los edificios. Aquí se mostró la furia de la naturaleza porque un país tan desarrollado como Japón no pudo prever el tsunami.

Uno no ve con los ojos sino con los imaginarios.

Técnicas para captar los imaginarios sociales. Técnicas estadísticas y otras técnicas audiovisuales. Estadísticas relacionadas con percepción. Qué calle le huele bien, cuál le trae malos recuerdos. Así se construyen los croquis ciudadanos, que son mapas de afectos. Se trabaja con puntos de vista ciudadano: ciudad de los jóvenes, de las mujeres, de los hombres, etc. En México los mayores le tienen miedo a las tribus urbanas. Se trabaja con los fantasmas urbanos porque no coincide lo empírico con lo imaginado.

Las fotos son otra manera de acercarse. O la prensa para saber cómo se cuenta un hecho urbano. Los archivos sonoros: los ruidos de las calles, la música. El vallenato, por ejemplo, ya no es un género costeño, sino bogotano. Los video-clips de un minuto. ¿Cómo se cruza una calle?, ¿Cómo se come salchicha en Caracas?, etc. Se les confunde con artistas (son filósofos).

No hay que seguir pensando en que tenemos que llegar a un punto en que seremos desarrollados. Es una mentira. No tendremos ciudades desarrolladas. Hay que buscar las formas de ser muy locales en las ciudades. Muchas situaciones como mucha genta o bulla, ya son positivas. Hay que valorizarlas. La calle del tango. El arte es un gran aliado. Los artistas han generado una propuesta política muy importante. El arte público (no la estatuaria) es la que se hace pensando más en los significados del arte.

Diferencia entre paradigma e imaginario. El paradigma es un modelo, el imaginario es del conocer.

Veo absolutamente salvable a Manizales porque tiene tres cosas: La arquitectura de la independencia, el paisaje de montaña (una connotación femenina), la gente (sus emociones, sus compromisos). El proyecto de Manizales es un proyecto fácil. Manizales es excepcional, pero no le quita lo urgente. Se une lo político con lo profesional, lo académico.

Los imaginarios son una teoría del conocimiento. Ciudad y tecnología van a la par. Hay fenómenos de desterritorialización. La casa se ha vuelto muy potente.

Diapositivas, fotografías digitales, videos, ambientes de inmersión táctil: Evolución en el uso de la tecnología. Los libros eran un primer producto, pero ahora se están haciendo películas. Y más recientemente, ambientes de inmersión táctil.

Los Centros Históricos.

Los imaginarios nos habitan. México: Los centros históricos van siendo abandonados por un sector social (alto), entran en cierta decadencia, aumenta el crimen, la inseguridad. Hay un centro de día y otro de noche. Van siendo despoblados. Pérdida del valor de la tierra. Abandono de la parte arquitectónica. Otro tipo de negocios. Pérdida patrimonial.

Buenos Aires funciona muy bien. Todos los sistemas de transporte llegan al centro.

Montevideo. Se hicieron las ramblas que van ordenando el rio y le quitó todo el protagonismo al centro.

México. El señor Slim compró prácticamente todo el centro histórico. Se difundió la noticia de que se invertirán 10 millones de dólares en un museo para valorizar las inversiones inmobiliarias ya compradas. Es la gentrificación y la toma de las corporaciones del centro.

Barcelona privatizó la ciudad y el centro. Ya casi no lo usan los catalanes.

En Quito hay sistema de tranvía y metro bus. Poblado mayoritariamente por sectores indígenas. En la Paz el centro se usa para danzas tradicionales. Bloqueando una avenida se bloquea toda la ciudad. Marcar un uso tradicional del espacio público. En Quito ha habido una derivación hacia una exaltación de culinarias locales.

En Bogotá, en su centro hay un hotel que se llamaba el Intercontinental y se transformó en apartamentos. Salió a venta por apartamentos. Inició en 1 millón y va en 4,5 millones el metro cuadrado.

La actividad cultural como valorizador de la tierra. Son lugares de exhibición, de paso, de experimentación de nuevas tecnologías. Pero el centro sigue siendo el lugar del peligro, del asalto, del miedo. Esos imaginarios hay que trabajarlos.

Sao Paulo. Ciudad muy compleja. Ocho grandes distritos. Muy claro el uso por distritos. En el centro se anuncia que habrá nuevas intervenciones en transporte y de monumentos. Por los lados de la catedral, continuando el monumento a América Latina.

Todos los centros están abocados a ser intervenidos. Una posibilidad es la intervención desde el arte. Se proyecta mucho más a la producción de significados sociales. La estatuaria entra en conflicto con el arte público. El artista público parte del principio de que tocando un pedacito toca toda la ciudad. Se basa en el concepto de efímero, pasa de lo artístico a lo político. El artista trabaja para las memorias colectivas.

En Bogotá hubo una propuesta de la Alcaldía (Gilberto Alzate Avendaño) para premiar proyectos: Un mexicano le llamó la atención que los plátanos crecían en la calle. En la emblemática Avenida Jiménez, alquiló una casa y colgó plátanos. Un japonés hizo un montaje en la iglesia San Francisco en la Avenida Jiménez en donde había que subir la torre principal de la iglesia en andamios y en la cúpula se instaló una sala para mirar la ciudad.

El arte público ha sido un buen aliado para fortalecer procesos identitarios en las ciudades.