14 de junio de 2011

Del “Plan” al “Resultado” en el sector de la Comuna San José

Por: Andrea Catalina Martínez Rodríguez [1]

Avenida_ColonApertura de la Avenida Colón en la Comuna San José. Fuente: http://www.lapatria.com/story/cifras-del-macroproyecto-san-jos%C3%A9-poco-les-cuadran-algunos-concejales

Recuerdo cuando llegaba a mi casa a almorzar y nos reuníamos con mi abuelito a contar anécdotas del día. En varias ocasiones decía orgulloso: “por la casa va a pasar la Avenida Colón”, y todos en la mesa, escépticos, cambiábamos el tema y no le prestábamos atención. Unos años después le compraron su casa y fue efectivamente para la construcción de una vía de la que poco habíamos escuchado. Recuerdo que mi abuelito tenía una casa en el barrio La Avanzada, donde habían nacido mis tías y mi mamá; una casa grande de 3 pisos, de las mejores de la cuadra. Mis tías contaban historias de aquella época, cuando salían del colegio y debían correr a la casa por miedo a que las robaran o que se vieran agredidas por un “marihuanero”. Finalmente, decidieron salir de este barrio tan “peligroso” y buscar una mejor calidad de vida para sus hijos, aunque mi abuelo insistía con su idea de que la Avenida Colón iba a propiciar un mayor “avalúo” de la casa y que también indicaría un mejoramiento de la calidad de vida.

Empiezo con esta historia personal, ya que me quiero referir en primera instancia a los problemas sociales de la comuna San José, de la cual está proyectada su renovación urbana y de esto hablaré en el presente ensayo.

A medida que mi abuelo envejecía, mis tías lo asediaban y trataban de prohibirle que fuera a su casa, que por cierto se vio obligado a arrendarla. El viejo estaba tan apegado a esta casa, a una propiedad raíz de la cual solo habían recuerdos amarrados a ella y de los que no quería soltarse. Pero mis tías temían por su salud y por su seguridad, además le gustaba ir mucho a la plaza de mercado de La Galería a comprar las verduras y las frutas que le resultaban más baratas, según él.

En este contexto, tomaré como temas principales a discutir, el planteamiento del Macroproyecto San José y el Plan Parcial de la Galería, proyectos que hacen parte de la renovación urbana que se tiene prevista para una de las zonas “residuales” de la ciudad.

Cuando me refiero a “zonas residuales” hablo de asentamientos informales que surgieron espontáneamente y se salieron de las manos de los planificadores de la ciudad. Estas zonas, consideradas por muchos “nidos de ratas”, de donde salen los ladrones, drogadictos y prostitutas, y consideradas por otros simplemente el sitio de vivienda de personas de muy bajos recursos, que como todos los seres humanos necesitan un lugar para protegerse de la lluvia y el frio; un lugar que pagan de acuerdo a sus capacidades económicas. Aquí nacen los tugurios y los asentamientos informales de ladera en constante riesgo de deslizamiento.

También aparecen predios ocupados ilegalmente por personas que no están en capacidad de comprar un lote en ninguna otra parte de la ciudad y por lo tanto invaden predios vacíos, que en esta ciudad de montañas resultan ser laderas en riesgo no aptas para la construcción. Esto lo podemos observar en datos estadísticos que nos muestran los estudios realizados para el Macroproyecto San José (2009):

- El 60% de las viviendas en zona de riesgo en Manizales, se encuentran en la zona de ladera de la Comuna San José.

- 1.660 familias viven en zonas de alto riesgo por deslizamiento, sismo e incendio.

De esta situación económica, además del problema de ocupación de la ladera, se desprenden otros problemas sociales y de educación como lo vemos en los siguientes datos de este estudio:

- La esperanza de vida al nacer es de 54 años.

- Según el Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas, el 23% de los hogares está en pobreza y el 7,1% está en situación de miseria.

- La primera causa de mortalidad es el homicidio.

- 1.500 niños en edad escolar sufren desnutrición crónica.

- El 92% de los habitantes está en los estratos 1 y 2.

- Hay un déficit cuantitativo de 3.626 viviendas y 2.680 hogares habitan en hacinamiento.

- Bajo nivel educativo con un promedio de 6,6 años de estudio por habitante.

- El 24% de la población está desempleada, y de los ocupados el 40% son trabajadores independientes y el 28% se desempeña en actividades informales.

El Macroproyecto San José, tiene por objetivo mejorar las condiciones de vida de los habitantes de ese sector, aunque desde mi punto de vista, este gran proyecto beneficiará a toda la ciudad, pero me queda la duda de si cada una de estas 1660 familias podrán pagar un apartamento en alguna torre de la propuesta de Vivienda de Interés Prioritario (VIP).

Creo que en este momento nace la duda de si el proyecto además de mejorar el espacio urbano de este sector y reducir tal vez la inseguridad y algunos problemas sociales, propiciará el desarrollo social y económico de los habitantes o generará que los actuales habitantes se desplacen hacia otro sector y vuelvan a incidir en los asentamientos ilegales.

Un gran integrante central y decisivo de este Macroproyecto es el Plan Parcial de la Galería. Este es un foco central económico del sector, donde se reúnen comerciantes de todos los niveles a ofertar y demandar productos. Este Plan Parcial lo que busca es mejorar la calidad del espacio de la Galería, mas no quiere implicar un traslado de las actividades. Desde mi punto de vista, este Plan dialoga amablemente con el estado actual de la Galería, sin querer demoler todo, a diferencia de lo que se plantea en el Macroproyecto referente a la vivienda, que aunque sería imposible conservar lo que ya está, lo ideal sería no desplazar a tanta gente.

Así como lo afirma Acebedo (2009) en su artículo de Caleidoscopios Urbanos, el sector de la Galería es uno de los sectores más conflictivos pero a la vez más recordados y queridos por los habitantes del sector:

“En buena hora se tomaron dos decisiones de gran importancia estratégica para la ciudad: Proponer una Renovación Urbana del Sector y formular un Plan Parcial como mecanismo para definir integralmente las acciones a seguir en el mediano plazo. Estos dos pasos adelante marcaron el camino para superar una tradición ya cuestionada por la constitución política y la legislación colombiana, que en materia de urbanismo privilegiaba las actuaciones predio a predio para solucionar conflictos urbanos.”

Además, afirma la importancia de que estos planes y proyectos se vuelvan acciones a mediano plazo, dando lugar a una realidad urbana y dejando a un lado la utopía planificadora.

Es posible que mi punto de vista sea supremamente sociológico, sicológico y humanista, pero para mí es muy importante tener en cuenta a las personas que habitan el sector, ya que ellos son los responsables de darle una memoria al lugar, y aunque se busca darles una mejor calidad de vida, mientras no se genere un espacio en la economía para estas personas excluidas por la sociedad, estos individuos no podrán disfrutar de los nuevos espacios propiciados por los nuevos proyectos y surgirá espontáneamente la misma historia y volverá a existir una zona “residual” en la ciudad.

Referentes Bibliográficos:

Acebedo Luis Fernando (2009). El Plan Parcial de Renovación Urbana del sector de La Galería. Un tema obligado de la política urbana en Manizales para los años venideros. Disponible en: http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2009/06/el-plan-parcial-de-renovacion-urbana.html . Consultado el 28 de mayo de 2011.

Patiño, Ricardo. Edición del 28 de abril de 2011. Cifras del Macroproyecto San José poco les cuadran a algunos concejales. Disponible en: http://www.lapatria.com/story/cifras-del-macroproyecto-san-jos%C3%A9-poco-les-cuadran-algunos-concejales. Consultada en 25 de mayo de 2011.

Presidencia de la República. Macroproyecto de Interés Social Nacional para el Centro Occidente de Colombia, San José–Manizales. En: http://www.slideshare.net/genesis182/macroproyecto-san-jos-presentacin-social. Consultada el 27 de mayo de 2011.


[1] Estudiante VII Semestre de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, quien amablemente cedió a Caleidoscopios Urbanos este artículo producido en la Asignatura Proyecto VII del I Semestre de 2011, bajo la tutoría del profesor Luis Fernando Acebedo R.

13 de junio de 2011

La aplicación de lo concertado vs. lo no concertado en la Comuna San José de Manizales

Por: Mariana Montoya Salazar[1]

Diferentes estamentos para la planificación de las ciudades se han aplicado a lo largo de la historia reciente de nuestras ciudades. Figuras como los POT (Plan de Ordenamiento Territorial), macroproyectos y planes parciales han abordado la configuración espacial, económica, y cultural de las poblaciones con el fin de plantear soluciones integrales que lleven a éstas hacia una consolidación, mejoramiento y en muchas ocasiones, legalidad de sectores de ciudad y territorio planteados a diferentes escalas de intervención y con una practicidad de actuación de corto mediano y largo plazo.

La necesidad de que estas herramientas de planificación fueran integrales ha llevado a plantear políticas para su aplicación en las cuales la empresa pública, la empresa privada y la academia juegan un papel fundamental para su planeación y ejecución, donde la participación de la ciudadanía consolidaría estos planes como fundamentos democráticos y en donde las cargas y beneficios están garantizados para ser equitativos.

Sin embargo, la aplicación de las herramientas necesarias para una coherente ejecución que vaya en concordancia con las escalas de intervención de la planeación del territorio en muchas ocasiones es tergiversada por diferentes intereses entre las partes que intervienen y direccionan los procesos hacia su conveniencia, entorpeciendo los desarrollos integrales que buscarían un bien común. Este entorpecimiento no ha sido ajeno al caso de los procesos urbanísticos en Manizales, ya que el intento de la actuación integral necesaria para su ejecución entre empresa pública, empresa privada y academia, en muchas ocasiones, por no decir en todas, hace caso omiso a alguna de ellas para beneficiar a otras.

Esta característica de manipulación de alguna de las partes hace que los resultados no sean los deseados y que la participación ciudadana quede relegada dejando de lado sus intereses. En el caso de Manizales vemos cómo la falta de criterios para instaurar una política coherente de planificación se ve ejemplificada en el caso de la configuración de los niveles de intervención al difundir la necesidad primero de un Plan Parcial y después de un Macroproyecto, cuando en realidad esta consolidación debería partir desde un todo y luego sí puntualizar las necesidades de un sector de ciudad tan diverso y heterogéneo, partiendo obviamente del Plan de Ordenamiento Territorial.

Sin embargo, conociendo las cualidades de la primera escala de intervención del Plan Parcial de la Galería en donde su principal argumento es complementar las disposiciones del POT y aplicar una planificación de escala intermedia para puntualizar en un sector de la ciudad, el macroproyecto San José -de una escala mucho mayor- debería exigir más compromiso con la Comuna y sus habitantes, buscando una planificación más detallada del sector para consolidar e integrar un espacio urbano de mayor alcance con un contexto inmediato como lo es el Plan Parcial de la Galería. Este último va mucho más allá de un hecho físico, el cual incluye decisiones de gran importancia como valorar el patrimonio e integrar la participación ciudadana sin desconocer los precios del suelo, las diferentes dinámicas del sector inmobiliario y los procesos industriales y políticos que inciden en la conformación de un planteamiento urbano que sustenten las dinámicas que se buscan proponer y rescatar.

Por su parte la integración de un macroproyecto como escala de intervención que podría acoger diferentes planes parciales en un sector de ciudad, debería ir en coherencia y dialogar simbióticamente para que la viabilidad del mismo afecte positivamente unas dinámicas urbanas tan cambiantes. Sin embargo, su materialización en el caso de Manizales es un ejemplo de la mala planificación en Colombia, manipulada por la empresa privada para su propio beneficio y en detrimento del interés público, patrocinando de cierta forma la corrupción y el enriquecimiento irresponsable por parte de ciertas instituciones.

En el caso del macroproyecto San José que acogió el Plan Parcial de la Galería, las disposiciones y recomendaciones que desde el plan parcial se brindaron y que se integraron en discusiones académicas, no se asumieron como parte fundamental del macroproyecto San José y por el contrario contrarrestaron con decisiones que afectaron radicalmente los resultados al presente y comprometen sin ninguna duda su futuro. Estos principios que desde su filosofía deberían concertar los macroproyectos, tales como brindar una solución integral, una concertación público privada, y una equitativa distribución de cargas y beneficios, están negados en un principio porque su excluyente postura dejó subordinada la posibilidad de instaurar negociaciones menos dañinas a un ya muy golpeado sector de la ciudad por la propia situación socioeconómica en franco deterioro. El manejo de predios mediante compra y expropiación le dio la espalda a comerciantes de mediana envergadura en vez de integrarlos al proyecto y de esa manera potencializar sus cualidades como parte fundamental de un sector económico.

Este resultado excluyente condena a los más pobres a la situación denigrante que hoy vivimos, donde la principal característica de estos estratos bajos es estar ubicados en periferias, lugares de alta vulnerabilidad, y donde la ilegalidad de predios se presta, aunque suene contrario, para su consolidación. La sostenibilidad en principio está negada ya que el vínculo que en algún momento de la formulación del Plan Parcial de la Galería llegó a tener, se desasoció en el megaproyecto. La falta de participación ciudadana, hizo antidemocrática la mayoría de las decisiones allí tomadas, el sector económico favoreció y de alguna forma patrocinó el monopolio de quienes ya gobiernan, haciendo incierto el desarrollo de los proyectos planteados como necesarios para el desarrollo y mejora del lugar; el principio ambiental sigue sin rescatarse, siendo según sus bases un pilar residual, sin mayor trascendencia ni respeto al valor histórico del lugar y a los habitantes de esta zona.

REFERENTES BIBLIOGRAFICOS:

Acebedo, Luis Fernando, (2010). “MISN San José: dos formas de intervenir la comuna, dos resultados diferentes”. En: http://caleidoscopiosurbanos.blogspot.com/2009/06/el-plan-parcial-de-renovacion-urbana.html , Colombia. Consultado el 30 de mayo de 2011.

Universidad Nacional de Colombia (2007). Presentación: “Plan Parcial de Renovación Urbana del sector de la Galería, Manizales- Caldas”. Documento sin publicar.

Acebedo, Luis Fernando, Grupo de trabajo académico en urbanismo (2011). Presentación: “Macroproyectos urbanos”. Documento sin publicar.


[1] Estudiante VII Semestre de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, quien amablemente cedió a Caleidoscopios Urbanos este artículo producido en la Asignatura Proyecto VII del I Semestre de 2011, bajo la tutoría del profesor Luis Fernando Acebedo R.

Macroproyecto San José y Plan Parcial de la Galería

Desde la acción urbanística en el marco de la ilegalidad y sus efectos, hasta la planeación social y urbana de la ciudad

Por: Andrea Estefania Leclercq Jaramillo[1]


[1] Estudiante VII Semestre de Arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, quien amablemente cedió a Caleidoscopios Urbanos este artículo producido en la Asignatura Proyecto VII del I Semestre de 2011, bajo la tutoría del profesor Luis Fernando Acebedo R.

En la búsqueda nacional por sufragar el déficit de vivienda y con la premisa del anterior gobierno de propiciar vivienda propia para todos los colombianos, se toman como partido diversas herramientas a nivel urbanístico y de planeación territorial para solucionar bajo la figura de la política pública problemáticas y demandas de nivel social. Con ese fin nace la concepción de los Macroproyectos de Interés Social Nacional, y con ello la oportunidad de suplir a gran escala el problema de la vivienda en el país.

Rápidamente se populariza a nivel nacional, y todas las ciudades se ven motivadas a desarrollar actuaciones urbanísticas a gran escala como lo permitía en ese entonces la figura del Macroproyecto. En consecuencia con lo anterior llega la iniciativa a Manizales y, desconociendo todo tipo de intervenciones urbanas antecedentes o lineamientos establecidos para la proyección futura de renovaciones urbanas, se instauró el Macroproyecto de Interés Social Nacional de la Comuna San José como herramienta de operación urbanística integral que propendía la habilitación de suelo para el desarrollo de viviendas de interés social y prioritario con base a una demanda de 3.626 unidades de vivienda de la comuna, de las 12.159 que hacen parte del déficit total de la capital caldense.

Como iniciativa resultó novedosa la implementación y rápidamente se abrió paso a una nueva política de base para la construcción de vivienda, y el 27 de julio de 2009 bajo la resolución 1453 se adopta por “motivos de utilidad pública e interés social” el Macroproyecto de Interés Social Nacional - Centro Occidente de Colombia San José del municipio de Manizales, y lo más particular aún de hecho, se instaura bajo la política urbana de los “Programas Integrales de Ciudades Amables”, que inmediatamente y después de ver los resultados del proceso cuestionaría la integralidad del programa ejecutado y las garantías de hacer una Manizales amable.

El proyecto, liderado por la Universidad Nacional de Colombia, como ejercicio académico e intelectual, actualmente está en la fase de construcción y se alista para su segunda modificación, acarreando con ello la inconformidad que reclama la población afectada por una falta de acompañamiento en el proceso y particularmente, por una falta de integralidad y de interés social en el mismo. ¿Entonces, dónde quedaron las motivaciones de interés social, la programación y proyectación integral y la amabilidad que se propendía para Manizales?

Sería conveniente reevaluar el proceso y determinar las fallas, pese a que en el debate público y bajo diferentes mecanismos se ha intentado resolver el cuestionamiento, aun así la población es consciente del sin número de deficiencias e injusticias cometidas en el proceso. Pero, la situación no solo se presentó en Manizales, la gran controversia se generó a nivel nacional, pues la dichosa figura del Macroproyecto mal empleada ahora resultaba ilegal, ya que era el gobierno el que lideraba las iniciativas y financiaba los MISN, eliminando por completo los espacios de concertación y de interés público. ¿Entonces, para qué una política de interés social, si el único participe es el Estado que inconstitucionalmente relega el papel de los Consejos Municipales y por ende el de la comunidad?

Como bien lo menciona para el periódico El Espectador el concejal Carlos Vicente de Roux, en su argumento frente a las contrariedades generadas por los Macroproyectos:

“Hay un punto estructural y es que la regulación de los usos del suelo les corresponde a los municipios, porque no tiene sentido que desde un escritorio del Gobierno Nacional en Bogotá se decida por dónde va el perímetro urbano de Pasto y qué tipo de edificaciones se pueden levantar allí. Incluso en las constituciones más centralistas esto siempre ha sido una prerrogativa de los municipios”. (Roux,2010).

Cae entonces, la figura del Macroproyecto de Interés Social Nacional, pero en lo inconstitucional de la legalidad, lo proyectos aprobados siguen su curso, y las actuaciones en la comuna de San José continúan con la evidente inequidad en la gestión del suelo y la mal distribución de las cargas y beneficios en el proceso. Como iniciativa bien entendida, los objetivos del Macroproyecto partían de intereses sociales, y con ello no solo se atendían los procesos de déficit cuantitativo y cualitativo de vivienda, sino que se pretendía solucionar problemáticas de amenaza geotécnica, degradación social, espacio público y conectividad del sector.

Pero todo quedó en iniciativas, y de un proyecto que pretendía generar 3.500 unidades principalmente de interés social y prioritario, hoy solo quedan decepciones, miles de familias afectadas que optaron por el desplazamiento a otras ciudades o que terminaron habitando residencias en la periferia de la ciudad, acentuando más la problemática de la misma, pues la ciudad se sigue expandiendo sin dar solución a la problemáticas de integración al interior de ellas.

Lo más difícil del asunto son las consecuencias en el ordenamiento territorial de las ciudades a causa de las miles afectaciones que se generaron en los Planes de Ordenamiento Territorial debido a la instauración de los Macroproyectos, que en algunos casos cambiaron drásticamente las condiciones establecidas en el POT de cada municipio. Entonces no es solo un problema de inconstitucionalidad o un problema social lo que se aborda, sino una incuestionable contrariedad en las estrategias de actuación urbanística, que pueden traer inconsistencias y graves efectos en la planeación de ciudad.

En contraposición con lo sucedido en el Macroproyecto realizado en la comuna San José en Manizales, se trae a colación el Plan Parcial de Renovación Urbana de la Galería también propuesto años antes en el mismo sector, un proyecto cuatro veces menor que el MISN con un área de intervención de 39 manzanas, que hacen parte de uno de los mayores centros neurálgicos de comercio de la ciudad con una fuerte problemática definida por el conflicto de usos del suelo y por ser un territorio altamente degradado con un importante déficit de vivienda, pero con un gran valor en la memoria colectiva del manizaleño.

La herramienta de planeación con base en análisis del territorio decidió proponer una actuación urbanística de una escala que permitiera una aproximación más cerca al sector y con mayores facilidades de intervención. La mecánica fue interesante no solo desde la perspectiva urbanística, sino desde el ámbito social, por la realización de cuatro talleres durante la formulación del proyecto con la participación de actores públicos y privados del sector, lo que permitió obtener una percepción diferente del proceso y dio lugar a concertaciones, donde el ciudadano común reportaba su vida cotidiana, los referentes de la memoria colectiva y simultaneo al trabajo realizado por profesionales, proponía un imaginario de ciudad; todo esto sujeto y consecuente con el marco legal de la normativa urbana de Manizales.

Con la intención de reactivar la dinámica del sector se propuso la generación de 2.438 unidades de vivienda de interés social y una recuperación e integración de las actividades colectivas. El proyecto tuvo impactos positivos en la población y estableció a partir de su mismo instrumento de gestión una estrategia eficiente en la repartición de cargas y beneficios, entre los diferentes actores del proyecto. El éxito, de alguna manera, no se hizo esperar, tanto así que establecieron los lineamientos para posteriores intervenciones en la ciudad que desencadenaron la formulación de otras iniciativas de actuación urbana en la misma.

Después de todo, en el proceso realizado por el Plan Parcial se proyectaba una integración de las acciones urbanísticas en la planeación de la ciudad y que las posteriores iniciativas lograran un empalme eficiente con el trabajo propuesto en la Galería. Pero por lo contrario, con la ejecución del Macroproyecto, todas las herramientas dispuestas en el Plan Parcial que hacían parte del instrumento de planeación urbana y gestión de suelo, fueron negadas; y en consecuencia con ello, el Macroproyecto sacó partido de sus alcances y su libertad de actuación en la ciudad, y cerró todo vínculo de participación ciudadana, eliminando de su incumbencia las problemáticas sociales, los conflictos de uso de suelo y lo peor aún la memoria colectiva de la ciudad; viendo en la operación urbana, la oportunidad de gestionar un mercado de bienes raíces de gran escala y muy lucrativo.

Con ello, no solo se acrecentó el deterioro del orden público producto de las demoliciones realizas, sino que se evidenció una total falta de integración con el primer modelo propuesto en la Galería, y el Plan Parcial se vio supeditado a las determinantes del Macroproyecto por lo que tuvo que ajustar su planteamiento urbano a este. El impacto negativo fue tal, que las opiniones y reclamos de la comunidad no se hicieron esperar, entre ellas los señalamientos del concejal Jorge Hernán Aguirre para el periódico La Patria, que frente al sin número de percances sufridos por el Macroproyecto de Interés Social Nacional de la comuna San José, anunció:

“Pareciera que el Macroproyecto hubiese cambiado el modelo social, pues solo se ven construcciones, pero no para viviendas de interés prioritario… No sabemos cuánto cuesta el Macroproyecto porque las resoluciones se han modificado y lo que primero era importante ahora pasó ser accesorio"”. (Aguirre, 2009).

Finalmente, considero que estamos frente al producto de la inconstitucionalidad colombiana que permitió que los intereses particulares primaran y sobresalieran frente a los públicos sin regulación alguna, y hoy actuaciones urbanísticas como el Macroproyecto de San José no solo son parte de una enorme problemática social, sino que han constituido una complicación financiera para el Estado. Es por ello importante hacer ahínco en lo sucedido, pero que no todo ello quede en reflexión, sino que se pueda sacar partido de lo antecedente, y tomando como referente el Plan Parcial de la Galería reforzar el concepto de que la renovación urbana no es perjudicial o contraproducente para la ciudad, si hay un desarrollo de integral del proyecto, se brindan espacios de participación ciudadana y concertación y se respeta la vocación y memoria del lugar.


Bibliografía:

ACEBEDO RESTREPO, Luis Fernando. De la renovación urbana legal pero ilegítima, a la construcción de ciudad con inclusión social. Ponencia presentada en el Cabildo Abierto del 28 de abril de 2010, Manizales, Colombia.

El Espectador. Bogotá. Artículo impreso. Adiós los Macroproyectos. Fecha de actualización: 7 de marzo de 2010. [Fecha de consulta: 22 de mayo de 2011]. Disponible en: http://www.elespectador.com

La Patria. Manizales. Artículo impreso. Cifras del Macroproyecto San José poco les cuadran a algunos concejales. Fecha de actualización: 28 de abril de 2011. [Fecha de consulta: 30 de mayo de 2011]. Disponible en: http://www.lapatria.com

Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. República de Colombia. Macroproyecto de Interés Social Nacional para el Centro Occidente de Colombia, SAN JOSÉ – MANIZALES. Documento Técnico de Soporte. Bogotá D.C. Julio de 2009.

Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. República de Colombia. Resolución Número 1453. Bogotá D.C. 27 de Julio de 2009.

Universidad Nacional de Colombia - Infimanizales. Formulación del Plan Parcial de Renovación Urbana del Sector de la Galería. Manizales. Convenio Nº 2005-12-082.