1 de julio de 2009

El futuro de Panamá como ciudad global


A propósito de la posesión de Martinelli como presidente 2009-2014.

Por: Luis Fdo. Acebedo R.

Panamá es un centro de servicios y comercio, estrechamente ligado a la economía global. Quizás por esta razón, la ciudad capital sufre de esa especie de “modernización forzada” a la que son sometidas las ciudades emergentes cuando aceptan sumisas las condiciones neoliberales de desarrollo.

Los recursos muy limitados del suelo, han conducido a un crecimiento en altura y densidad en Ciudad de Panamá. No por la presión demográfica, que en general es muy baja, sino por la especulación inmobiliaria, dada su condición de paraíso fiscal. Podría afirmarse que su morfología e imagen urbana se acerca cada vez más a los rascacielos de Nueva York en pequeña escala, especialmente sobre la pequeña burbuja inmobiliaria del sector de Punta Paitilla y la zona costera; mientras la Panamá real mantiene su condición de ciudad subdesarrollada, es decir, pobre, con pésima calidad de los sistemas de drenaje del alcantarillado, un transporte público obsoleto, escasez de vías y calidad de los espacios públicos para sus habitantes.

El canal de Panamá es su principal fortaleza estratégica, y derivado de esta importante infraestructura de transporte marítimo, ha consolidado la zona libre de comercio internacional en la ciudad de Colón y uno de los centros financieros más importantes de latinoamérica. Recientemente, el país comenzó a explotar el turismo ecológico, lo cual está generando dos importantes fenómenos. Por un lado, la ampliación de la oferta hotelera en áreas de frontera, y por otro, un nuevo ciclo de la oferta inmobiliaria, con fuertes implicaciones negativas sobre sus débiles ecosistemas naturales.

La entrega del Canal de Panamá por parte del gobierno norteamericano, luego de un siglo de explotación, abrió nuevas expectativas sobre el uso de sus infraestructuras. Una de ellas fue la antigua base militar Clayton, hoy convertida en “Ciudad del Saber”, un área de más de 120 hectáreas dotada de amplias zonas verdes, equipamientos deportivos y un conjunto de 300 edificios de mediana altura unidos por un anillo vial. Su localización estratégica al lado del Canal de Panamá, del antiguo aeropuerto militar hoy habilitado para vuelos comerciales, de la red férrea interoceánica de transporte de mercancías desde el Puerto Marítimo hasta Ciudad Colón, y más recientemente, de la Terminal de Transporte Intermunicipal, la convirtieron en un área especialmente estratégica, tanto para el gobierno panameño como para los organismos internacionales (OEA, PNUD, entre otros).

Desde 1995 se está impulsando el proyecto Ciudad del Saber, liderado por una fundación privada sin fines de lucro, compuesta por representantes de los sectores académicos, empresariales y gubernamentales. Se estructura en torno a cuatro componentes: Formación de recursos humanos, Parque Tecnológico de Innovación, Investigación y Foro Ciudad del Saber. La Ley 6 del 12 de febrero de 1998 estableció las condiciones e incentivos para su funcionamiento, entre los cuales se destacan: Exoneración de impuestos y gravámenes, tanto para las importaciones como para el envío de dinero al extranjero relacionado con el proyecto; concesión de visas a extranjeros vinculados a actividades del proyecto; incentivos a la consolidación del Tecnoparque Internacional de Panamá (TIP), entre otros. Las empresas que se están localizando en la “Ciudad del Saber” están relacionadas con temas como desarrollo de software, biodiversidad, telecomunicaciones, hidrocarburos, laboratorios, aeronáutica, tecnología marítima, entre otras.

La ciudad de los servicios globales también cuenta con proyectos multimillonarios en desarrollo, especialmente en la zona de localización de las grandes cadenas hoteleras y bancos multilaterales. Se trata del megaproyecto “Cinta Costera”, orientado a solucionar la gravísima congestión vehicular de la tradicional Avenida Balboa, que pasó de ser un espacio simbólico de entretenimiento familiar desde mediados del siglo pasado para convertirse en un embotellamiento permanente de vehículos particulares. Todo ello por la falta de previsión y planeación de las autoridades locales y nacionales que se obnubilaron con la expansión acelerada de los proyectos inmobiliarios del sector de Punta Paitilla, sin prever los efectos en la mayor demanda de nuevas vías y espacio público. Con una actitud remedial, ahora se trabaja en este proyecto que mejorará la movilidad vehicular con la ampliación a 10 carriles de la Avenida Balboa y la construcción de dos viaductos elevados; complementariamente rescatará nuevos espacios públicos y ciclovías. El proyecto se basa en un relleno parcial de la bahía, la adecuación de drenajes y aguas residuales para hacerlo compatible con el futuro proyecto de saneamiento de la Bahía Panamá.

Es de suponer que con la llegada a la presidencia del empresario conservador Ricardo Martinelli, las principales inversiones seguirán concentradas en la “ciudad global”, mientras que la “ciudad local”, la de los panameños, continuará sumida en la desesperanza.


01/07/09

2 comentarios:

  1. La ciudad de Panamá esta mejorando en todos los sentidos. No solamente en la "burbuja de paitilla" como menciona usted. La cinta costera ya es una realidad y ha ayudado increiblemente con el congestionamiento vehicular. En octubre de 2009 se da el lanzamiento oficial del proyecto Curundú donde se convertirá a esa zona marginada en un ejemplo a seguir, la transformación total, nuevas viviendas, areas verdes, espacios. La construción del metro que se inicia en enero de 2010, en diciembre es el lanzamiento del logo del Metro de Panamá, la ampliación de las avenidas y autopistas de la ciudad Capital, en fin son muchos proyectos los que ya stan en ejecuíón y los que estan por iniciar, la nueva terminal del aeropuerto, en fin, me parece que al momento de hacer un reportaje se debe estar completamente seguro de lo que escribe,, hay muchas cosas aqui que no son verdad.

    ResponderEliminar
  2. Muy acertada su visión acerca de lo que acontece en la Ciudad de Panamá.

    Como panameña me parece increible el estado de ceguez que padecen algunos compatriotas.
    Aún con la millonaria inversión de un Cinta Costera mal hecha, que han dejado a su propia suerte, se forman tranques horribles. El sistema de alcantarillado, esta totalmente colapsado gracias a las construcciones desordenadas, desproporcionadas y desmedidas. Con apenas una hora de lluvia las calles de Panamá se inundan en todos lados.
    Hasta el Metro que nos habria de sacar por fin de pagar todos nuestros pecados con el inhumano sistema de transporte que tenemos, esta mal planificado.

    Ahora a lo largo de la cinta costera se construye una muralla de edificios que dejaran sin vista al mar, a todo el resto de la ciudad. No hay nada estético, ni bien pensado en las costrucciones que se reaizan en la ciudad. Las pocas areas que se desarrollan solo se piensan en función de los carros y de personas que viven encerradas en apartamentos...
    ¿Donde estan los espacios al aire libre, aceras, areas verdes, etc? Lo unico que tenemos es la Cinta Costera?
    En Panamá hace mucha calor para vivir encerrados siempre...

    ResponderEliminar